Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

BELLATOR 220

MacDonald avanza en el Grand Prix tras empatar ante Fitch

Crónica de Bellator 220

Rory MacDonald y Jon Fitch hicieron nulo (48-46, 47-47 y 47-47) en el estelar de Bellator 220. Ilima-Lei Macfariane mantuvo el título mosca en el coestelar.

Rory MacDonald se estrenó en un Grand Prix (en Bellator 220). Era algo que le motivaba, pero tras hacer nulo contra Jon Ficht acabó cabizbajo y reconociendo que no se encontraba bien, pero tampoco sabía el motivo. "No tengo el instinto asesino dentro. Es difícil de explicar", reveló el campeón del peso welter, quien pese al empate mantiene su cinturón (no se lo colocó y Scott Coker se lo entregó en mano) y avanza en el torneo. En semifinales se verá contra Neiman Gracie el 14 de junio. Tendrá poco tiempo de recuperación, pero debe cambiar muchas cosas. Ante Ficht estuvo bien, pero en cierto momentos le faltó la ambición que él mismo echó en falta y dejó dudas, lo que explican el empate.

MacDonald salió con la intención de llevar la pelea al piso, pero poco tardó Fitch en levantarse. En pie, hubo poca acción, pero las mejores manos fueron para el campeón. Entraba fácil con el uno-dos y en el segundo round le sumó buenos rodillazos al rosto y pecho de su oponente. Lo tenía de cara y dominaba, pero Fitch empezó con el festival de agarres. Así se pasó el tercer asalto al completo. Le derribó, se puso encima y le cortó con sus codos. El cuarto acto fue la clave de la pelea, porque el quinto fue igual que en el tercero. En el clave, ambos se dividieron todo. MacDonald encontró a su rival con un codazo en la sien. Le falló la pierna a Fitch, que resistió porque el campeón le presionó, pero le dejó respirar y después le presionó contra la jaula. Si hubiese ido con todo... la pelea podría haber cambiado su final. Pese a ello, su vitola de campeón le salvó. Mantiene el cinturón y tiene una reválida cerca, el 14 de junio ante Neiman Gracie.

Un codazo salvó a Ilima-Lei Macfariane

Ilima-Lei Macfariane continúa siendo campeona del peso mosca de Bellator. La hawaiana sumó su tercera defensa ante Veta Arteaga. Venció por TKO en el tercer asalto, un final que le permite seguir siendo invicta, pero ella no se quedó con buena cara tras ganar. Lógico. Tuvo el resultado esperado, pero no el camino y es que Arteaga la puso en serios aprietos y si se miraban las cartulinas el cinturón podría haber cambiado de manos.

La campeona salió intentar cerrar un candado, pero la aspirante se defendió bien y percutió duro. Había igualdad, pero se veía que Arteaga tenía un día mejor. Eso se ratificó en el segundo asalto, cuando Artega buscó la sumisión. No la pudo lograr, pero Macfariane se quedó en el ground and pound. Tenía la posición, pero acabó recibiendo mayor castigo. En el siguiente asalto se repitió la historia, hasta que la campeona encontró un codo que hizo un profundo corte a Arteaga y el médico paró la pelea. Se salvó por un codazo, intencionado, pero su cara era el espejo de sus sentimientos. Sufrió y lo justo sería una revancha.