Competición
  • Clasificación Eurocopa

BOXEO

Danny García aplasta a Granados y apunta a Shawn Porter

Crónica del Danny García vs Adrian Granados

AFP

Danny García derrotó por KOT en el séptimo asalto a Adrian Granados en Carson (California) para ganar el WBC Silver del welter. Después retó al campeón Porter.

"Estoy de vuelta", gritó Danny García subido a un esquinero del ring en el Dignity Health Sports Park de Carson (California). El estadounidense tenía razones para decirlo. Había caído en su última pelea ante Shawn Porter por el Mundial WBC del welter, fue duramente criticado y en su primera opción de redención ante Adrian Granados calló a todos sus haters. García dio una exhibición de rapidez, estrategia y pegada (además de ganar el WBC Silver del welter). Fue un rodillo ante el que Granados no pudo hacer nada. Se fue al suelo en tres ocasiones y vio cómo el árbitro le paró la pelea en el séptimo asalto. El mensaje de García era claro: quiere su oportunidad y no dudó en pedirla. Desde el ring señaló su camino: "Mi próxima pelea debe ser la revancha contra Porter o Errol Spence". Ahí dejo el órdago.

La pelea fue un monólogo de García, que sólo entregó el primer asalto para estudiar a Granados. En el segundo asalto, Danny enseñó porque le llaman 'Swift' (rápido). Granados soltó una derecha, García blocó y contestó en una milésima de segundo. Fue la primera caída. Segundos más tarde esquivó y clavó la derecha. Su rival, otra vez al suelo. Se agotó el asalto y el final parecía cerca, pero pareció que el excampeón quería rodarse. Granados dejaba muchos espacios en defensa y García le estaba contragolpeando a placer, pero cuando tenía la oportunidad de cruzar una derecha letal... la perdonó. Estaba disfrutando y quería disfrutar.

Danny García siguió mandando. Sacaba golpes con mucha velocidad, variaba planos y se centraba en tirar golpes abajo, así dejaba los huecos arriba. Granados bajaba las manos y García le contragolpeaba por encima con volados. El de derecha fue una tortura para el púgil de Illinois (con pasaporte mexicano). En el quinto asalto Granados se volvió a ir al suelo con una derecha recta. La paliza era evidente, pero resistía. Viendo que debía variar algo su plan para lograr el plan, García bajó el pistón en el sexto asalto y cuando Granados lanzó más manos en el séptimo volvió a encontrar un volado de derecha.

No se fue al suelo en esta ocasión en el de Illinois, pero se arrugó contra las cuerdas y llegó el vendaval de 'Swift'. El árbitro se interpuso, Granados protestó, pero era lo mejor para él. Sólo podía empeorar. Danny García lanzó casi el doble de golpes de poder que él, y tuvo un tino del 33% (por un 19% de Granados). Los números no mienten. Las sensaciones tampoco. Danny García está de vuelta para ratificarse como un welter de garantías.