PELOTA

Altuna defiende su trono en el Manomanista, el torneo estrella

Favorito en un campeonato que arranca el viernes 19, con la final el 2 de junio en Bilbao. Hay otros tres ganadores de la txapela más preciada: Oinatz, Urrutikoetxea e Irribarria.

0
Altuna defiende su trono en el Manomanista, el torneo estrella

Tras el larguísimo Parejas, casi sin respiro, llega el  Manomanista, la Champions de la pelota a mano, presentado en el Guggenheim y con la ausencia por lesión de Aimar Olaizola, el pelotari que ha engrandecido la modalidad junto con el ya retirado Irujo. Jokin Altuna defenderá su txapela en el torneo que arranca el viernes 19, en plena Semana Santa, en Labastida y llegará a su fin el 2 de junio en el frontón Bizkaia de Bilbao. Es el mano a mano más abierto del último lustro. Urruti entra como cabeza de serie en lugar de Olaizola II (los otros tres son Altuna III, Elezkano II y Ezkurdia, como semifinalistas del año pasado) y Jaka se cuela por el hueco existente. Aspe presenta a Altuna III, Ezkurdia, Elezkano II, Jaka, Irribarria, Rezusta y Retegi Bi, más el que salga de una previa entre Etxeberria y Zabala (esta será la cara nueva, por Zabaleta). Y Baiko Pilota pone en liza a Urrutikoetxea, Bengoetxea VI, Víctor, Artola, Laso, Arteaga II y Bakaikoa, más el vencedor de la previa Agirre-Peña II. Se caen Albisu y el lesionado Aimar, y entran el ganador de la previa y el vencedor de Segunda, Bakaikoa..

Se suprimen definitivamente los botilleros (el año pasado los hubo en duelos entre pelotaris de diferente empresa), algo que los pelotaris asumen porque no les queda más remedio, aunque podrán recibir en vestuarios apuntes técnicos fuera de la cancha en los descansos largos, en el 12 y 18. De esta forma, se interrumpe menos y se regula una figura que quedaba en manos de allegados. Habrá jueces propios de la LEPM (se ha extinguido el convenido con las federaciones territoriales) y también habrá mujeres. Hay cuatro ganadores del Manomanista: Altuna, Irribarria, Urrutikoetxea y Oinatz. Y entran en liza un par de aspirantes que pueden dar ese último empujón y explotar sus virtudes en la especialidad, como Ezkurdia y Elezkano, semifinalistas el pasado año, o Artola, Víctor y Jaka. A Altuna la txapela que más ilusión le haría es la del Parejas, la única que le falta, pero se le alegran los ojos pensando en repetir en el mano a mano. "El que más golpe tiene posee mucha ventaja sobre el resto, pero en los últimos años hemos ganado Oinatz y yo, podemos combatir el poderío de algunos. Ganar otra vez es muy difícil. Lo importante es ponerme bien. Hay muchos aspirantes, antes había dos favoritos o tres como máximo, ahora cualquiera te puede ganar", expone el pelotari que jugará el campeonato de rojo como campeón.

Elezkano celebra su cumpleaños (25) aún con la resaca por el Parejas. Puede cruzarse con Rezusta, su zaguero el domingo en la final, en cuartos y asume que "sería bonito, porque hemos labrado una relación muy buena también fuera del frontón estos dos años... hemos bromeado que no nos podemos quitar uno a otro de encima; ojalá siempre tuviese este poco tiempo para celebrar el Manomanista, porque significaría que he ganado el Parejas; a veces es más importante el momento de forma que la preparación, las cosas salen solas". Estos días han sido especiales y ha "disfrutado mucho"; su anhelo es que haya dos de Zaratamo (él y Urrutikoetxea) en la final.  más. Urruti llega como uno de los favoritos tras pasar un calvario en el Parejas. Lamenta la ausencia de uno de sus maestros, Olaizola. "Como amigo le aprecio, me ayudó mucho en el frontón. Le echaré de menos, lo haremos todos, es un gran campeón, con muchas txapelas, merecería estar aquí. Sería un sueño estar dos vizcaínos en la pelea por la txapela. He jugado tres partidos y cada vez me siento mejor, es un cuadro muy duro pero todos te dirán lo mismo", indica, para citar como favoritos a Irribarria, Altuna y Oinatz. Precisamente Bengoetxea, un viejo rockero que ganó el Manomanista hace 11 años y repitió en 2017, resalta la llegada de esta nueva generación que les va empujando: "No me veo entre los favoritos. Esta gente nueva ya está consolidada, sabemos que hay que respetarles, y este año es más complicado que nunca, pero tengo ilusión y ganas. Hay chicos muy fuertes con experiencia y mucho juego". En efecto, el campeonato se va rejuveneciendo. Desde 2013 solo se mantienen cuatro pelotaris: Retegi Bi, Ezkurdia, Urrutikoetxea y Oinatz.

Ezkurdia cayó el año pasado contra un ciclón llamado Altuna en semifinales y le falta por dar ese impulso final. El año pasado se llevó el Cuatro y Medio y el Parejas "y me falta éste así que es el que más ilusión me hace, ganar los tres sería increíble". el año pasado tuvo poco tiempo para preparar el Manomanista y ahora se ve más preparado. "Me quedé a un paso en 2018, el más difícil". Vio a Urruti muy bien en el telonero de la final del Parejas y le coloca como favorito. Por otro lado, la LEPM cuenta con el apoyo de CaixaBank durante tres temporadas más, hasta 2021.

Los cuatro grupos han quedado definidos de la siguiente manera:

Grupo A: Víctor-Bakaikoa (dieciseisavos); Irribarria (octavos), Altuna II (cuartos)

Grupo B: Agirre o Peña II-P. Etxeberria o Zabala (dieciseisavos); Rezusta (octavos), Elezkano II (cuartos)

Grupo C: Retegi Bi -Laso (dieciseisavos); Bengoetxea VI (octavos); Urrutikoetxea (cuartos)

Grupo D: Artola-Arteaga II (dieciseisavos); Jaka (octavos); Ezkurdia (cuartos)

En las semifinales se enfrentan el ganador de A y B, por un lado, y C y D, por el otro.