UFC

Macedo regresa en Praga: "No me preocupa la inactividad"

Entrevista a Verónica Macedo antes del UFC Praga.

Getty Images

La venezolana, de 23 años, vuelve tras un año alejada del octágono y después de dos derrotas en el UFC Praga. Llega "muy emocionada" por volver.

Verónica Macedo (Venezuela, 23 años) ha llevado una carrera a dos velocidades. Debutó como profesional con sólo 20 años y en su primer año disputó siete peleas y recibió la llamada de la UFC. Precisamente, en su debut con la mayor empresa de MMA del mundo, la venezolana encajó su primera derrota como profesional. Las lesiones la dejaron en el dique seco año y medio. Regresó en el UFC Chile y tampoco pudo vencer (ahora tiene un récord de 5-2-1), y las dolencias volvieron a frenarla. Voló el primer año, pero se estancó en los dos siguientes. Con la intención de retomar el vuelo, Macedo regresa este sábado en el UFC Praga. Su felicidad es máxima.

"Estoy muy emocionada de volver a hacer lo que amo. Me gusta pelear, y si no peleo me aburro, entonces ese tiempo fuera solo pensaba en volver a pelear, que es lo que yo amo hacer", revela en una entrevista a As. La venezolana disfruta en el octágono y lo deja claro a cada instante, por lo que el parón no le importa. "En las peleas no se enseña todo lo que entreno, entonces no me siento presionada o preocupada con el tiempo fuera. Estoy feliz por volver", añade. Feliz por todo y sin pensar más allá del sábado. Dos derrotas consecutivas la dejan en el alambre, pero tampoco quiere pensar en ello. "No veo el futuro. Sólo estoy centrada en el sábado, en medirme a Gillian Robertson".

Ese pelea ante la estadounidense (5-3) será difícil, ya que ambas llegan de perder y no pueden volver a fallar. ¿Pronóstico? Macedo no se moja. "Una pelea es una pelea. Todo depende de cómo vaya ocurriendo. Yo vi videos de Gillian peleando y casualmente yo había visto algunas peleas de ella en vivo, en Las Vegas y en Brasil, pero no puedo predecir lo que va a suceder", asegura la única representante de Venezuela (tanto masculino como femenina) en la UFC. Su país sólo la tiene a ella, pero eso no le genera más nervios. "Yo represento Venezuela porque la amo. Eso para mí es un privilegio y no una presión. Ser la primera, segunda, ultima, única venezolana en la UFC no me tiene mucha importancia. Ojalá que yo motive otras a hacer lo mismo", concluye.