Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
Vuelta a España
Benidorm - Calpe
Corredor Tiempo
Grupo de cabeza ...
Grupo perseguidor +04:20
-- --
Liga Holandesa
EN JUEGO
Utrecht Utrecht UTR

0

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

2

Zwolle Zwolle ZWO

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

FINALIZADO
Waalwijk Waalwijk WAA

0

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

3

BALONMANO

Situación límite por las deudas para el CB Canyamelar

Situación límite por las deudas para el CB Canyamelar

Prensa del CANYAMELAR

El club valenciano tiene una semana para saldar la deuda de 11.000 euros contraída con la Federación de Balonmano. Ya son cinco meses sin cobrar.

Problemas para el CB Canyamelar de Valencia. La crisis azota en este club que ya ha sido notificado por la Federación Española de Balonmano que tiene hasta el próximo 19 de febrero para saldar la deuda de 11.000 euros que arrastra por gastos federativos y del fondo arbitral.

Así, la Federación le dará por perdido por 0-10 el partido del sábado 23 ante el Rocasa si cuatro días antes no ha saldado dicha deuda resultante de la acumulación de distintas sanciones recibidas desde el inicio de temporada al no poder pagar, entre otros gastos federativos, a los árbitros en los partidos de casa. De momento, de cara a este fin de semana las valencianas podrían jugar ya que se miden al Castellón de visitante.

La situación empieza a ser crítica. Ya son cinco meses sin cobrar. Jugadoras y empleados del club están al límite y aún con todo, en la pista, el equipo da la cara como demuestra su undécima posición en la tabla que ahora mismo les tiene fuera de los puestos de peligro.

El principal problema de la entidad valenciana es que carecen de patrocinadores y tampoco han recibido para esta temporada la subvención pública que suele rondar los 75.000 euros. Un lastre que está llevando la situación a un horizonte insostenible. El tiempo se agota y el Canyamelar espera una solución que tiene mala pinta.