RUNNING

Encuentran a un asesino en Inglaterra por su reloj GPS

Encuentran a un asesino en Inglaterra por su reloj GPS

Twitter

El asesino planeaba sus rutas de actuación mientras portaba un reloj Garmin con GPS. Ciclista y runner, finalmente fue localizado por la policía y condenado a cadena perpetua.

El GPS no sólo sirve para orientarse y llegar a diferentes destinos, sino también para seguir la pista de criminales. Es el caso de Mark Fellows, también conocido como "Iceman", que a sus 39 años ha sido declarado culpable de asesinato por un jurado de Liverpool. Según informa el Manchester Evening News, el corredor y ciclista y asesino a sueldo habría matado a dos pandilleros rivales llamados John Kinsella y Paul Massey.

Aunque la policía ya tenía serias sospechas de la culpabilidad de Fellows, fue su Garmin Forerunner lo que permitió determinar que fue el asesino de Massey en 2015. Los investigadores encontraron una foto del sospechoso mientras llevaba puesto el mencionado reloj deportivo durante la carrera de 10 kilómetros 'Gran Manchester'. Gracias a ello, los detectives que llevaron el caso ubicaron el dispositivo GPS en el domicilio de Fellows y pudieron verificar los datos de ubicación de su reloj en busca de archivos que lo relacionaran con el asesinato de Massey.

A través del uso del reloj descubrieron que Fellows planeaba los asesinatos con la atención y precisión de un riguroso atleta y acorde a eso, registraba sus misiones de reconocimiento para planear el crimen. Finalmente, el experto de radionavegación por satélite James Last, consiguó extraer pruebas del reloj GPS de Fellows que demostraban que él había estado cerca de la escena del asesinato de Massey, según informa el Liverpool Echo. Dos meses antes del asesinato se registró una actividad de 35 minutos que comenzaba en el vecindario de Fellows y terminaba en el campo situado cerca de la casa de Massey.

Tras llevar a cabo ese primer asesinato, ejecutó el segundo tres años después. Planeó sus rutas y disparó a Kinsella dos veces el 5 de mayo de 2018 mientras iba en bicicleta. Testigos informaron a la policía de un hombre que portaba un chaleco antibalas y un arma. Finalmente fue identificado y el pasado 17 de enero fue condenado a cadena perpetua.