Competición
  • Clasificación Eurocopa

BALONMANO

Ferrán Solé salva al ataque español ante la eléctrica Japón

Ferrán Solé, la mejor solución española en ataque,

ANDREAS GEBERT

REUTERS

Se le atragantó a la Selección el juego japonés, con una velocidad constantes, y con su portero Kai sembrando las dudas entre los Hispanos

Alivio final. 26-22 ante Japón, tercera victoria consecutiva, pero más complicada de lo que se esperaba. Sí, la selección asiática se le atragantó a España por la velocidad de su juego que generaba tantas dudas que los atacantes de España andaban errantes a la hora de lanzar, convirtiendo al meta Akihito Kai en el hombre del partido, con el mismo porcentaje que Corrales, pero la espectacularidad del nipón fue más llamativa (39 por ciento).

España se fue al descanso con un 10-11, muy pocos goles. No se habían concedido tantos, pero tampoco se habían marcado. Una situación rara, porque los Hispanos parecían más fuertes, más sólidos, más rotundos. Pero el rival iba a mil por hora, con jugadas largas, con movimientos de todos sus hombres para marear al 6-0 español, que hizo dos y tres cambios de ataque y defensa. Incluso se cometió un error impropio para el nivel de España, tener ocho jugadores en la pista por error en el cambio: eso no le suele ocurrir a los equipos tan preparados.

Algo cambió en la segunda parte, por lo menos en el inicio, con un 3-0 de salida para tomar el mando que ya no se cedió. Entrerríos tiró de los suyos, pero especialmente la solución era Ferrán Solé, duda para el partido por un golpe en el codo, pero el caso es que fue el único jugador solvente en ataque: ocho goles sin fallo, casi un tercio de los tantos de España en una jornada e la que los extremos tan solventes no tuvieron su mejor aportación.

Cuatro goles de renta al final: sólo se cedieron 22, pero sólo se marcaron 26 ante un equipo que no parece una muralla en defensa, que no cayó en las fintas españolas, y que llegó a meterle en dudas a la hora de seleccionar los tiros. Pero ya se sabía que estos partidos que parecen sencillos siempre se complican en los Mundiales. Ahora, el martes de descanso, y otra vez a la carga el miércoles ante Macedonia, un choque clave para pasar con puntos a la siguiente fase.