FÚTBOL AMERICANO

Eric Reid denuncia una persecución de la NFL por arrodillarse durante el himno

El safety de los Carolina Panthers, sin equipo durante todo 2018 porque su actitud se considera problemática, ha sido elegido para el antidopaje en siete de los once partidos de su equipo esta temporada.

0
Eric Reid denuncia una persecución de la NFL por arrodillarse durante el himno
JEFF SINNER

En 2016, Eric Reid fue el primer jugador de la NFL, la liga estadounidense de fútbol americano, que se unió al ahora exquarterback de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, en sus protestas por la brutalidad y el racismo con que consideran que la policía del país actúa contra los afroamericanos.

Las reivindicaciones, consistentes en arrodillarse o sentarse en el momento en que suena el himno nacional antes de los partidos, levantó ampollas en la Casa Blanca, con el presidente Donald Trump pidiendo públicamente el despido de los jugadores que, a su juicio, faltaban al respeto a los símbolos del país.

Un malestar que se extendió a numerosos propietarios de franquicias y se cobró víctimas pese a que personalidades como Lebron James o Spike Lee levantaran la voz en su defensa: Kaepernick se salió de su contrato, con un año aún por cumplir, a final de esa temporada y a día de hoy aún no ha conseguido firmar ningún nuevo acuerdo por sus servicios; Reid, compañero de Kaepernick en el equipo californiano, terminó contrato en 2017 y no consiguió firmar por ningún equipo (con una entrevista fallida con los Cincinnati Bengals incluida porque, según medios como la ESPN, no dio una respuesta afirmativa cuando se le preguntó si pretendía continuar con sus protestas) hasta el pasado septiembre de 2018, cuando los Carolina Panthers, con una nueva propiedad (la de David Tepper) más abierta a las reivindicaciones sociales de los jugadores, le firmaron un año de contrato a razón de 1.690.000 dólares entre salario base y diferentes bonificaciones, casi cuatro millones menos de lo que percibió en su último año en San Francisco a sus 27 años.

Ahora Reid denuncia que la persecución a la que se considera sometido por parte de la liga continúa en forma de constantes controles antidopaje y sanciones por acciones de juego totalmente legales. A través de su cuenta de Twitter, el jugador viene notificando últimamente todos test a los que es sometido: hasta la fecha siete en once encuentros disputados.

Teniendo en cuenta que el sistema de la NFL para seleccionar a los jugadores que controlan consiste en un programa informático operado por un agente antidopaje que selecciona al azar 10 jugadores de la plantilla de cada equipo tras un partido, plantillas que pueden estar formadas fácilmente por entre 60 y 75 jugadores, parece un poco extraño que, de forma totalmente casual, la herramienta haya seleccionado a Reid siete veces de once posibles.

Sin embargo, algunos periodistas que cubren la competición como Dan Graziano, de ESPN, no lo ven tan descabellado. En un artículo publicado el 29 de noviembre, cuando Reid ya llevaba cinco controles aparte de los dos que ya realizan las franquicias cuando fichan a un jugador, Graziano expone lo siguiente: "Hay 53 jugadores activos en los Panthers, más 10 en la reserva de lesionados y otros 10 en el equipo de entrenamientos: en total 73. Si eliminamos a algunos que ya son sometidos a controles regularmente por sospechas razonables o haber sido suspendidos en el pasado, quedan unos 65 jugadores disponibles en los Panthers, con lo que lo normal es ser sometido a un test cada seis semanas".

Además, Graziano, que pese a su opinión considera inteligente el movimiento de Reid porque la liga no puede contestarle al mantener una estricta confidencialidad en cuanto a sus protocolos de lucha contra el dopaje, no cree que la NFL esté dispuesta a arriesgar esa "trabajada y consensuada política para vengarse de un jugador". En cambio otros, como el entrenador de Reid en Carolina, Ron Rivera, se muestran también escépticos: "Si mi nombre saliera tantas veces, compraría un billete de lotería", aseguró hace poco el preparador. La franquicia, sin embargo, hasta la fecha no ha emitido comunicado oficial alguno al respecto.

Por su parte el jugador se plantea agregar este entuerto como argumento a la demanda que, igual que Kaepernick, presentó contra la liga el pasado mayo por lo que considera una colusión, es decir, un pacto para apartarle de la práctica profesional del fútbol americano en la NFL.

"Tengo un caso de colusión con la NFL. Esto es algo que no me sorprende de ellos. Se supone que los controles son aleatorios, pero obviamente no lo están siendo. No me sorprende. Aunque parezca una locura, y lo es, repito: no me sorprende", declaró hace dos semanas Reid. "Y sé a lo que me enfrento", cerró con una sonrisa.