PÁDEL

Belasteguín entona un veni, vidi, vinci en el Master Final

Belasteguín entona un veni, vidi, vinci en el Master Final

Tras cuatro meses lesionado, el argentino revalida el título con Lima en Madrid. Marrero y Salazar se llevaron con contundencia la final femenina.

La frase se le atribuye a Julio César y es de hace más de dos milenios, pero hoy mismo la podría haber dicho Fernando Belasteguí, lo de veni, vidi, vinci, porque tras cuatro meses lesionado en el codo, regresó a tiempo con su compañero Pablo Lima para defender su título de maestro del año pasado. Y más que una defensa numantina fue la toma por aplastamiento y ante los número uno del mundo, Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez. En la final femenina también cayeron las número, las Gemelas Sánchez Alayeto, que ceden su títulos de maestras a Marta Marrero y Alejandra Salazar.

En un Madrid Arena con más de 7.000 aficionados, Belasteguín se reencontraba con la competición. Y otro se hubiese vuelto a Barcelona, para viajar esta madrugada a Argentina, lo antes posible, cuando perdía 1-5 en el primer set. Pero no, el gran Bela no lleva tantos años dominando el pádel para entregarse sin lucha. Remontaron el 1-5 y ganaron por 7-6, y luego por 6-3 para revalidad el torneo. Maxi y Sanyo se equivocaron de estrategia, la que al principio les servía, pero cuando Belasteguín se dio cuenta se convirtió en el hombre que amasaba los puntos para Lima, o el que replicaba los remates rivales, o el ganaba no se sabe cómo los duelos de bandejas. Cuatro meses sin jugar, rebajado a la décima del ránking, para volver de esa manera con su inseparable Lima. Simplemente colosal. Lógico que se emocionase, él que venía a Madrid a probarse, con ese afán competitivo de quien domina el juego, pero necesita saber si tiene ritmo y rapidez para responder a dos tipos letales, en otras condiciones, como Maxi y Sanyo.

Antes, en la final femenina, Alejandra Salazar y Marta Marrero volvieron a tumbar a las Gemelas, que han llegado a este Master fuera de forma, como agotadas tras un año duro, y en el que en el último partido no han podido con sus demonios particulares, porque Alejandra. En un soberbio partido, con Marta se llevaron el choque por 6-3 y 6-2, casi sin oposición real, con llanto final para Alejandra que venía de una lesión de rodilla grave y al final ha estado a la altura de siempre. De hecho, ella y Marta acaban la temporada con sesi victorias, las que mas, una más que las Gemelas, aunque Mapi y Majo son las únicas que siempre han estado por los menos en las semifinales. Adiós a lo grande para Marta Marrero y Alejandra Salazar, que hace tiempo que tienen otros proyectos para el futuro, aunque viendo su final de temporada lo mismo se lo replantean.