BOXEO

Wilder mantiene su trono tras un polémico nulo con Fury

Retuvo el cinturón al decretar los jueces combate nulo por decisión dividida (115-111, 110-114 y 113-113). Fury fue dos veces al suelo, pero dominó.
Juegos Panamericanos Lima 2019 en vivo y en directo: 1 de agosto

Crónica del Deontay Wilder vs Tyson Fury: WBC del peso pesado.
Reuters

Nadie en el Staples Center de Los Ángeles pudo quedarse sentado. Quedaban 2 minutos y 25 segundos para el final del combate entre Deontay Wilder y Tyson Fury cuando el británico caía al suelo por segunda vez. El aspirante estaba muy mareado, parecía el final... pero resistió y pasó los problemas al campeón, que se fue con todo y recibió varias manos que le hicieron daño. Con el final Fury festejaba y Wilder parecía resignarse hasta que escuchó que la decisión de las cartulinas era dividida. Los jueces sorprendían con un combate nulo: 115-111, 110-114 y 113-113. El público no dudó ni un segundo en abuchear la resolución. La polémica estaba servida. Los dos se sintieron ganadores y sellaron allí mismo un acuerdo verbal. El Wilder-Fury 2 parece claro, Joshua tendrá que buscarse un plan B para el 13 de abril.

Fury despejó la primera ecuación sobre su estado de forma de inicio. No era el del día de Klitschko (en 2015), pero aun sin estar en su mejor versión tenía boxeo más que suficiente para dar un recital. El británico sacó su mejor repertorio de fintas, esquivas e imprimió velocidad. Aprovechaba su mayor envergadura para colocar su jab cuando quería. Su rapidez sorprendía a Wilder, que iba soportando el castigo. Las manos del campeón no llegaban, ya que Fury siempre se anticipaba, aunque poco a poco fue perdiendo frescura. El primer golpe claro que recibió el aspirante vino acompañado de cuatro más y con el último crochet de derecha se fue al suelo en el noveno asalto. Antes había hecho daño a Wilder con manos duras, también había cedido la iniciativa al campeón, pero parecía por delante de forma holgada.

La historia del Wilder vs Ortiz, y de otras tantas, se repetía. El estadounidense solventaba todo con una mano. Error. Fury se encargó en ese momento de despejar la segunda ecuación de la noche. ¿Resistiría los bombazos? Sí. Se levantó y con golpes al cuerpo, de manera muy inteligente, frenó el vendaval. Fury salió al décimo asalto a mandar, conectando varias derechas potentes que pasaron factura al campeón. Ambos desecharon el penúltimo round y se dejaron todo para tres minutos para el recuerdo. Wilder presióno y encontró el uno-dos letal... o eso pensaba. Fury tardó en levantarse y parecía mareado.

Estaba mal, pero su capacidad de encaje está intacta. Volvió a resistir el huracán en el que se convirtió Wilder y en cuanto pudo contragolpeó. Preciso y certero, como toda la pelea. Fue el campeón el que tuvo que agarrarse, estaba tan tocado que no pudo lanzarse con todo de nuevo. Podía acabar él noqueado y decidió dejar su suerte en manos de los jueces. Le salvaron. Wilder se centró en un sólo golpe y Fury con su movilidad y la rapidez de su jab le toreó todo lo que quiso. Después llegó la polémica y los acuerdos de revancha. ¿En Estados Unidos o en Reino Unido? "Dónde hay más dinero", espetó Wilder, sabiendo que fuera de casa el título podría haber volado. El primer capítulo encandiló, el segundo ya está en camino.

Consulta todos los resultados del Wilder vs Fury