Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

#TOCAGANARATODAS I BALONMANO

"¿El objetivo? Dignificar los sueldos de las jugadoras"

Tati Garmendia, presidenta del Bera Bera, posa para As.

JESUS ALVAREZ ORIHUELA

DIARIO AS

Tati Garmendia es la presidenta del Bera Bera, un club ejemplar, en el que todas sus jugadoras tienen contrato. Es parte de su identidad. Es algo que ella misma respiró siendo jugadora y entrenadora. Valores que ahora defiende como máxima responsable.

—Su club, Super Amara Bera Bera, es ejemplar: todas sus jugadoras tienen contrato.

Mientras yo jugaba, hubo una época en la que estuvo dirigido por hombres y sólo tenían contrato profesional las extranjeras, luego lo dirigieron mujeres y cambió, se consideró un trabajo remunerado. Por lo que las jugadoras tienen contrato desde hace muchos años. Yo me eduqué en ese sentido y cuando me hice cargo de la gestión seguí esa línea. A pesar de la crisis lo hemos mantenido porque es uno de nuestros valores y parte de nuestra identidad. Hemos pasado apuros económicos, pero hemos recortado de otras cosas. También pertenezco a la directiva de la Federación de Balonmano y en los últimos años se han dado pasos.

—Otros clubes, ¿no pueden o no quieren hacerlo?

No hay mucho dinero en el balonmano. Hay clubes que no pueden asumir cosas, pero si queremos avanzar tenemos que poner unos requisitos (como la obligatoriedad de un número de contratos) y quien no pueda cumplirlos no puede estar aquí. Y no todos los clubes que pueden tener a sus jugadoras contratadas lo hacen, prefieren fichar alguna más. Eso también se da. Así no desciendo, quedo en Europa, puedo ganar algo... Es cuestión de mentalidad.

"Todas tienen contrato. Con la crisis recortamos otras cosas, nunca eso"

SOBRE EL BERA BERA

—¿Qué papel tiene la Federación por un lado y la Asociación de Jugadoras por otro?

Antes te educabas con jugadoras veteranas que te marcaban el camino, ahora muchas han emigrado y hay gente joven que no se plantea que tiene que haber unos derechos y deben pelear por ellos. La Asociación se lo transmitirá. Sé que si las jugadoras han tenido problemas de incumplimiento de contratos, las han guiado. Y la Federación ha apoyado que se den partidos en streaming, que Teledeporte retransmita uno los viernes... Y el patrocinio de Iberdrola ha sido un empujón. Ahora hay que lograr más recursos para seguir creciendo.

—¿Hay más presidentas de clubes además de usted?

Pepa Moreno, del Málaga. En España sólo nosotras dos. Igual que no hay casi mujeres entrenadoras. Cuando hice el curso, el primer año éramos dos y el segundo estaba yo sola.

—¿Una mujer y exjugadora lo dirige de otra manera?

Sí. Estoy convencida de ello. Hace poco escuché a un presidente decir: '¿Por qué tenemos que hacer contratos de media jornada si sólo entrenan dos horas?' Yo me giré y le respondí: '¿Cómo? No, no entrenan sólo dos horas'. Con esa visión jamás considerarás profesionales a tus jugadoras. Ellas tienen una disciplina de entrenamientos y gimnasio, una alimentación especial, otros horarios, viajes cada quince días, dobles sesiones... Se hacen renuncias. Mi visión es otra porque yo he estado abajo. Habrá otra gente que sepa más que yo a nivel empresarial, pero es importante haber estado ahí.

—¿Qué objetivos faltan por conquistar? ¿Queda mucho trabajo por delante?

Mucho. Se están consiguiendo mejoras: el patrocinio de Iberdrola, el partido televisado, el streaming, la obligatoriedad de contratos (algo que no se hizo ni cuando había más dinero)... ¿Cuál sería mi objetivo? La dignificación de los sueldos y que nadie preguntara a ninguna jugadora: '¿Tú vives de esto?'. A ningún hombre se le pregunta, todo el mundo lo da por hecho.

—¿Cambian las obligaciones entre los clubes más humildes o los que van a Europa?

No tiene nada que ver, de hecho ir a Europa te cuesta dinero. Puedes tener alguna subvención, pero si te toca un viaje a Rusia ya te has gastado todo. Hay equipos que renuncian a Europa. Necesitas apoyo institucional, pero también patrocinio privado. Vamos a muchos foros en los que se habla de igualdad, pero luego no se ve en la realidad.

—En la Asociación de Jugadoras de Balonmano está Diana Box, que fue compañera suya.

Nos hemos reencontrado. Hemos hablado de cosas que debemos sacar adelante, como evitar la fuga de jugadoras.

—¿Hay más igualdad en el balomnano femenino y masculino?

Cuando jugaba había una diferencia abismal, ahora la hay pero es menor. También por la crisis. Nos igualó por debajo.