REMO

Bronce histórico de Aina Cid y Anna Boada en el Mundial

Este bronce es la primera medalla femenina en modalidad olímpica para España en la historia del campeonato. El próximo objetivo según su entrenador: Tokio 2020.

0
Bronce histórico de Aina Cid y Anna Boada en el Mundial

Anna Boada y Aina Cid hicieron historia en el remo español con un bronce en dos sin femenino en los Mundiales de Plovdiv (Bulgaria). Esta medalla será recordada por ser la primera en una modalidad olímpica femenina en 100 años de historia para España (12 años han pasado desde que se ganó la última en unos Mundiales). Boada y Cid acabaron por detrás de Canadá y Nueva Zelanda, subiendo el ritmo en los últimos 200 y arrebatando así el bronce a Italia.

El entrenador de las medallistas, Javier González Nieto, reconoce que no se conforman con este bronce: “Ahora mismo pensamos en seguir trabajando y aumentar el rendimiento. Nuestro objetivo es una medalla en Tokio 2020”. El dos sin de Boada y Cid ya había avisado: fueron quintas en los Mundiales anteriores y sextas olímpicas en los Juegos de Río 2016.

Para ello, González Nieto tiene la ayuda de Daniel Rodríguez, jefe de entrenadores; y Robin Williams, asesor técnico. “Ellos aportaron su granito de arena a esta medalla”, aseguró González. Aunque es asesor, Williams tiene una prestigiosa reputación como técnico. Llevó durante varios años la regata de Cambridge y ganó 45 veces consecutivas con el dos sin británico, incluidos los oros olímpicos de Río y Londres.

Mucha experiencia en su haber, necesaria para los equipos españoles que destacaron en este Mundial. “Tenemos un grupo de gente joven con falta de experiencia en absolutos, ahora mismo se enfrentan al salto”, finalizó González

En la modalidad M2- (dos sin masculina), Javier García y Jaime Canalejo consiguieron la sexta posición. La final estuvo dominada por Croacia que consiguió un oro más que merecido. Tras ella entraron Rumanía y Francia.

Otra pareja española que firmo la sexta mejor marca en la final de LM2x (doble scull ligero) fueron Rodrigo Conde y Patricio Rojas con Irlanda como claro dominador de la prueba. Esta categoría, junto con la dos sin masculina y femenina, es modalidad olímpica. Por lo tanto, las tres parejas anteriores se perfilan como grandes candidatos para competir en los Juegos de Tokio 2020.