GIMNASIA

Simone Biles dedica sus cinco oros a las víctimas de Nassar

La campeona olímpica regresa a la competición tras dos años sabáticos y arrasa en el campeonato de Estados Unidos en Boston

0
Simone Biles en lo más alto.
Elise Amendola AP

Simone Biles ha regresado por todo lo alto, y a sus 21 años, tras dos de retiro voluntario para descansar y desconectar de sus experiencias en la selección de Estados Unidos, en el Boston Garden ha escrito otra página gloriosa de la gimnasia artística femenina: se llevó las cinco medallas de oro, la general individual y los cuatro aparatos. Arrasó con 119.850 puntos en dos días, un poco peor el segundo, porque no pudo superar los 60 puntos como en el primero; con todo, la excampeona Morgan Hurd quedó muy lejos, en el segundo puesto con 113.30.

U.S. Gymnastics Championships 2018 - Day 4

En Estados Unidos ha llamado la atención de que Biles también haya ganado las asimétricas, en el único aparato que ha tenido una competencia real en Riley McCusker, tercera en la general, y que le estuvo a punto de arrebatar el oro en el peor aparato de la campeona. Biles, sin embargo, ha cambiado de entrenador, porque Aimee Boorman ahora vive en Florida, y Simone se ha puesto en manos de Laurent Landi, que le ayuda en las asimétricas y que llega bien avalado con el título mundial de una de sus gimnastas en 2015. Es decir, un especialista para relanzar el peor aparato de la americana.

La última vez que una gimnasta estadounidense había ganado los cinco oros en el campeonato nacional se remontaba a Dominque Dawes, otro mito estadounidense, en 1994. Por eso, el éxito de Simone, que suma su quinto nacional absoluto de Estadis Unidos, le convierte ahora mismo a candidata al título mundial en octubre en Qatar, y eso que hace seis meses ella andaba disfrutando lejos de los gimnasios. Pero Biles tenía en Boston una misión personal en el campeonato, y hacía dos meses que tenía pensado cómo hacerlo para reivindicar la lucha de las más de cien gimnastas (ella, una más), sometidas a abusos sexuales de Larry Nassar, el médico del equipo. Por eso subió al podio con un maillot  que representa la lucha de sus compañeras contra el médico y la Federación de Estados Unidos.