Leinster-Racing 92: radiografía de la gran final de San Mamés

RUGBY | CHAMPIONS CUP

Leinster-Racing 92: radiografía de la gran final de San Mamés

Jonathan Sexton y Dan Carter

DIARIO AS

El estadio bilbaíno vivirá una final de alto nivel entre franceses e irlandeses. Un coloso financiero ante la gran cantera de la Isla Esmeralda.

Duelo de alta alcurnia en la final de la Champions Cup en San Mamés. El estadio bilbaíno acogerá el enfrentamiento más potente que podía salir de los cruces de semifinales, el que protagonizarán el Racing 92 de París, ante su segunda final europea (la primera, hace dos temporadas, la perdió en Lyon ante Saracens), y el Leinster irlandés, el equipo más laureado de la Isla Esmeralda a nivel europeo con tres títulos casi consecutivos entre 2008 y 2012. 

Los Ciel et Blanc, seis veces campeones de Francia, son un coloso financiero bajo la propiedad del suizo Jacky Lorenzetti a través del holding de inversiones Ovalto. Juegan sus partidos en el mítico Yves-du-Manoir (más conocico como Colombes, famoso entre otras cosaw por aparecer en la película Evasión o Victoria) mientras se construyen el U-Arena, proyectado para acoger a 32.000 espectadores, 20.000 más que su hogar actual.

Lorenzetti reflotó al club rescatándolo de la deriva económica para conformar una plantilla robusta que le llevó a terminar en 2016 con una sequía de 26 años sin ganar el Top14. Dan Carter, Maxime Machenaud, Pat Lambie, Virimi Vakatawa, Teddy Thomas o Yannick Nyanga son algunas de las figuras internacionales en la nómina de los parisinos. El primero de ellos, leyenda en Nueva Zelanda y en el rugby en general, fue el segundo jugador mejor pagado del mundo en la temporada pasada con unos emolumentos de 1.670.000 euros. Su principal rivalidad doméstica es contra el Stade Français. De hecho, cuando en marzo del año pasado se publicó en medios franceses una posible fusión de ambos clubes, el descontento de los aficionaos fue tal que tuvieron que retractarse. 

Enfrente, el Leinster irlandés tiene menos músculo financiero (el Pro14 no compite con la Premiership inglesa o el Top14 francés a la hora de atraer talento con salarios altos) pero usufructa como nadie en Irlanda el talento local. El antaño hogar de los Brian O'Driscoll, Gordon D'Arcy o Shane Horgan lo es ahora de gran parte de la tremenda generación que ha hecho a Irlanda campeona del Seis Naciones tres veces en los últimos cinco años (la última con Grand Slam incluido).

Cian Healy, Tadhg Furlong, Sean Cronin, Rob Keaney, Jonathan Sexton, Sean O'Brien, Devin Toner o Robbie Henshaw son sólo los más mediáticos de los internacionales que engrosan sus filas. Cuatro veces campeón de la Liga Celta aparte de los ya mencionados tres títulos de Champions, disputan sus partidos en el mítico RDS Arena dublinés salvo en las grandes ocasiones, cuando el colosal Aviva Stadium, hogar de la selección, les abre sus puertas. 

Con prácticamente todo el aforo vendido para el 12 de mayo y la mitad del de la Challenge (Cardiff Blues y Gloucester, en el mismo escenario un día antes, serán los contendientes) también asignado, Bilbao se prepara para recibir a "unos 100.000 aficionados" y más de 30 millones de euros en un fin de semana que se prevé espectacular. Será la primera vez que la final de Champions se dispute en un país fuera del circuito Seis Naciones y tanto el marco como el duelo no pueden ser más atractivos. 

0 Comentarios

Normas Mostrar