Rafa Chiruta: el jornalero que ganó la ‘correa de barrio’

BOXEO

Rafa Chiruta: el jornalero que ganó la ‘correa de barrio’

Rafa Chiruta: el jornalero que ganó la ‘correa de barrio’

EDUARDO CANDEL

DIARIO AS

Con 37 años y 53 combates como profesional logró su primer título. "Durante muchos años no tuve entrenador", asegura el rumano afincado en Madrid.

La historia de Rafa Chiruta (14,39-1, 7KO) no es convencional. Este rumano, afincado en Madrid, es uno de los rostros más reconocidos del boxeo nacional. No por títulos, tampoco por proyección, lo hace como uno de los mejores ‘exámenes’ para las promesas. “Yo soy una prueba para ellos, pero desde el inicio de mi carrera he cambiado mucho”, reconoce. Chiruta comenzó a boxear con quince años, era una pasión y por ello desde su debut profesional nunca evitó a ningún rival. “Muchos me decían: ‘¿Por qué vas a Inglaterra o Francia con sólo una semana de antelación? Me gusta el boxeo, subirme al ring y enfrentarme a púgiles mejores que yo”, aclara la Roca, como es apodado. Ese gusto por el noble arte le hizo tener un inicio de carrera malo. Sólo tres victorias en 27 combates, pero nunca se rindió y siguió.

Al principio todo lo aprendía sobre el ring, no tenía esquina, la contrataba para cada pelea”, desvela. Pese a ello, la leyenda de Chiruta se fue acrecentando gracias a su Chirutazo, una volea con la que comenzó a destruir rivales y que saltó a la fama ante Rubén Varón, a quien noqueó así. Fue un cambio y a raíz de su unión con el entrenador madrileño Fernando Urbina su carrera dio un cambio drástico. Seguía cumpliendo la misma función, pero cada vez “la liaba más veces”.

La ayuda de Urbina y una mayor estabilidad personal supusieron un salto en su boxeo. “Lo más importante para los púgiles es tener calma fuera del ring, es básico”, apunta. Con esa receta sólo faltaban los resultados, y acabaron llegando en 2016. Chiruta sumaba cuatro victorias en sus últimas cinco peleas, incluyendo dos ante invictos. Una reivindicación. Lo vieron en Alemania, y le ofrecieron pelear por el título superwelter de la World Boxing Union. Oportunidad merecida. “Es una correa de barrio, no es muy importante, pero me hacía ilusión”. Un Chirutazo le dio su primer cinturón con 37 años, un reconocimiento a una vida dedicada al noble arte. “Todavía me quedan muchas sorpresas que dar”, reconoce. El jornalero se convirtió en campeón.

0 Comentarios

Mostrar