#Tocaganaratodas

Sara Bonilla: una bombera que triunfa como triatleta

Se aficionó por este deporte en 2011. A sus 39 años ha sido campeona de España de triatlón, duatlón y acuatlón. Compite y se entrena mientras se gana la vida como bombero en Alcorcón

0
Sara Bonilla tras un campeonato.
Twitter Bomberos Alcorcón

Sara Bonilla no para de colgarse medallas. La triatleta madrileña está cuajando un gran 2017: Campeona de España de Acuatlón, de Duatlón y subcampeona de Triatlón en distancia olímpica. Pero su palmarés va mucho más lejos: oro en los Campeonatos de España de triatlón cross 2016 y olímpico de distancia; el segundo puesto del Nacional de duatlón y acuatlón; y las primeras plazas en el triatlón olímpico de Getxo 2015 y el Campeonato de Madrid de duatlón 2014, quinta en el Europeo e Melilla 2015... y eso que Sara empezó con esto del deporte hace sólo seis años...

En 2011 le picó el gusanillo y se decidió por empezar a competir. Le gustaba nadar, correr y montar en bicicleta, así que apostó por hacerlo todo a la vez. “Fue en 2011, quería probar algo diferente. Salía a correr, montaba en bici. Tenía amigos que lo hacían y me decidí”, recuerda Sara. Pero, por desgracia, no sólo se vive del deporte. Bonilla trabaja a diario como bombero en Alcorcón. Es un orgullo para la ciudad del sur de Madrid y, como ella misma ha confesado alguna vez, su trabajo le facilita el tiempo para entrenar, aunque las guardias le dejan 'tocada' al día siguiete. "Para cumplir con mis obligaciones siempre he tenido que estar a punto físicamente. Me ayudó mucho salir fuerte de la oposición para bombera, y cuenta también la necesidad de mantenerme siempre en forma”, dijo en AS. 

Forma parte del Triatlón Claverías, donde se entrena entre Móstoles y la Casa de Campo madrileña y tiene como entrenador a Iván Muñoz Tebar, descubridor de Mario Mola y preparador de triatletas como Emilio Martín y Laura Gómez. Empezó hace un par de años a trabajar con Iván y los resultados saltan a la vista. Ha conseguido mostrar su mejor versión. Y ha demostrado que nunca es tarde para empezar a competir. A sus 39 años está en su mejor momento deportivo gracias a su máxima: trabajar duro para conseguir tus sueños te llevará tarde o temprano a conseguirlos.

Si quieres disfrutar de más historias como esta, puedes hacerlo aquí.