Vikings andan preocupados con la rodilla de Sam Bradford

Minnesota Vikings

Vikings andan preocupados con la rodilla de Sam Bradford

Sam Bradford está cuestionable para el partido entre Minnesota Vikings y Pittsburgh Steelers.

Adam Bettcher

AFP

Minnesota ha anunciado que su quarterback arrastra molestias en su rodilla tras su debut, pero son optimistas para este fin de semana.

Si hay dos certezas en la actualidad, una es que el sol sale todos los días y la otra es que las rodillas de Sam Bradford son una fuente inagotable de problemas.

Los Minnesota Vikings andan preocupados por el estado de la rodilla izquierda de Sam Bradford tras la victoria el pasado lunes sobre los New Orleans Saints, pero son razonablemente optimistas sobre su participación en un más que interesante duelo contra los Pittsburgh Steelers este domingo.

Bradford se sometió a una resonancia magnética el martes, un día después de su impecable actuación contra los Saints en la que completó 27 de 32 pases para 346 yardas y 3 touchdowns, y otras fuentes consultadas por ESPN afirman que “sufría inflamación, dolor y molestias” tras su estreno en la campaña regular.

Los Vikings se ‘pronuncian’

Mike Zimmer renunció a aclarar sobre las informaciones que rodeaban a Bradford y afirmó que muchos jugadores se someten a esas pruebas, sin concretar si Bradford había sido uno de ellos.

Lo cierto es que el quarterback tuvo una actuación limitada en la sesión de entrenamiento del viernes y su condición para la jornada dominical es cuestionable, esto es, que tendría un 50% de posibilidades de jugar contra los Steelers.

Además, hay que tener en cuenta la predilección de los Steelers a la hora de utilizar el blitz en sus esquemas defensivos y supondría un desafío extra para una línea de ataque que hizo una labor excelente a la hora de proteger a Bradford contra los Saints.

En ese sentido, el quarterback suplente Case Keenum tuvo una sesión extra con el receptor Adam Thielen durante el viernes en previsión de ese escenario.

Keenum tuvo un rendimiento mejorable con los Rams en 2016, cuando pasó para 2201 yardas con 9 touchdowns y 11 intercepciones.

Un problema recurrente

Las rodillas han sido el principal foco de atención de Sam Bradford cuando se habla como quarterback en la NFL y sus múltiples pasos por el quirófano son testigo de todo ello. Hay que tener en cuenta que la rodilla izquierda de Bradford se ha sometido a dos reparaciones intensas respecto al ligamento cruzado anterior en dos campañas consecutivas (2013 y 2014) y una actitud cauta por parte de la franquicia de las Ciudades Gemelas no estaría de menos.

Si los Vikings pretenden optar a una de las plazas en playoffs, gran parte de sus opciones pasan por el estado físico de Sam Bradford y más con la incertidumbre que sigue rodeando a Teddy Bridgewater.

Y cualquier problema en esa zona tan delicada puede tener un efecto catastrófico en sus planes.

0 Comentarios

Normas Mostrar