Estás leyendo

Lo bueno, lo malo y lo feo de los venezolanos en la MLB

MLB

Lo bueno, lo malo y lo feo de los venezolanos en la MLB

Lo bueno, lo malo y lo feo de los venezolanos en la MLB

El Juego de Estrellas de este martes dicta la primera mitad de la temporada y en As analizamos la actuación de los criollos en este lapso.

Lo bueno

Hay varios motivos por los que alegrarse si se trata de analizar la actuación de los venezolanos en esta primera mitad de la temporada, que se celebra con el tradicional Juego de las Estrellas, ese colorido enfrentamiento que se disputará este martes en el Marlins Park de Miami.

En primer lugar, José Altuve, el camarero titular de la Liga Americana, es el líder bate de todo el beisbol, con un .347 de promedio, producto de 116 indiscutibles en 86 partidos. De mantener el ritmo, será su cuarta campaña consecutiva con 200 o más imparables y estará luchando por su tercer título de bateo.

Otro motivo de celebración para Venezuela, es el poder que ha mostrado Salvador Pérez, cátcher de los Reales de Kansas City, en esta campaña. El receptor lleva 18 cuadrangulares, sólo cuatro menos de los que conectó en la temporada pasada, que fue la cantidad más alta en su carrera.

Además, el valenciano conecta para .290 con 57 carreras impulsadas, una actuación que le permitió ser elegido como el receptor titular del joven circuito para el encuentro entre luminarias.

Entre los bateadores, no hay que olvidar a Avisaíl García. Mucho se esperó por una temporada como la que está teniendo el jardinero. Su promoción a su primer Juego de Estrellas, su actuación con los White Sox de Chicago y el mantenerse alejado de lesiones, es otra razón para aplaudir.

García batea para .311 con 11 cuadrangulares y 51 carreras remolcadas, en 78 encuentros disputados. Desde que debutó con Detroit, el jardinero siempre generó grandes expectativas que hasta esta temporada, no había podido cumplir.

Hay que mencionar, dentro de las noticias positivas, la buena temporada de Ender Inciarte con Atlanta, la de Elvis Andrus con Texas y, aunque ha bajado su rendimiento, Antonio Senzatela tuvo grandes números en su primera temporada en las mayores y Felipe Rivero se ha consolidado como uno de los mejores relevistas del beisbol.

Lo malo

Como no todo es celebración, hay jugadores venezolanos que no han cumplido con su rol de estrellas. Uno de ellos es Carlos González, el jardinero de los Rockies de Colorado, que tiene una temporada bastante tímida con el madero.

Car-Go, como se le conoce, batea para .221 con 6 cuadrangulares y 22 carreras remolcadas. El propio zuliano se quejó de su actuación. “Me siento el peor jugador de todos”, declaró González, quien tiene apenas 2 imparables en sus últimos 14 turnos.

Miguel Cabrera tampoco ha tenido una gran temporada, aunque las molestias físicas que ha sufrido el inicialista de los Tigres de Detroit han mermado su desempeño.

El maracayero batea para .264 con 11 cuadrangulares y 51 carreras remolcadas en 74 encuentros con Detroit, equipo que tampoco ha disfrutado de Víctor Martínez, el escudero de Cabrera, que apenas conecta para .253.

Aunque viene de menos a más, el año de Félix Hernández ha sido uno de los más difíciles de su carrera; sobre todo por lesiones, que le obligaron a hacer rehabilitación en ligas menores.

El ‘Rey’ sólo ha lanzado 50.1 entradas esta temporada con un récord de 4 victorias y 3 derrotas y una efectividad de 4.44. En 13 temporadas en las mayores, nunca ha terminado con un porcentaje de carreras limpias permitidas por encima de 4.

Lo feo

Hay situaciones que han sido desagradables a la hora de analizar esta primera parte de la temporada y, en algunas de ellas, han estado inmiscuidos venezolanos.

Por ejemplo, la salida de Miguel Montero de los Cubs de Chicago, luego de criticar al cuerpo de lanzadores de su propio equipo después de que siete corredores consiguieran robarle almohadillas, fue una situación embarazosa. La gerencia de los oseznos prefirió evitar roces en su clubhouse y decidió dejar en libertad al careta caraqueño.

Francisco ‘Kid’ Rodríguez no salió por la puerta grande de Detroit. En varias oportunidades se quejó del rol al que había sido relegado por el manager Brad Asmus, en los Tigres.

Como no mostró mejoría en sus actuaciones, Rodríguez fue dejado en libertad por Detroit y en la actualidad está en la organización de los Nacionales de Washington, participando en doble A para buscar conseguir regresar a las mayores.

0 Comentarios

Mostrar