Estás leyendo

Los Fancy Bears revelan una lista de sospechosos de la IAAF

DOPAJE

Los Fancy Bears revelan una lista de sospechosos de la IAAF

Los Fancy Bears revelan una lista de sospechosos de la IAAF

Están Farah, Rupp, Ingebrigtsen, Siffan Hassan… y García Bragado, que explica a AS su caso concreto: “No significa nada, se debe a la inactividad”.

Los Fancy Bears, el grupo de hackers ruso, ha hecho público un listado supuestamente de la IAAF en el que se filtran importantes nombres de atletas con valores extraños en su pasaporte biológico. Uno de esos nombres es el del español Jesús Ángel García Bragado, al que acompaña un texto con la opinión de los expertos en hematología: “Pasaporte sospechoso, se requieren más datos”. Pero Bragado replica: "No significa nada, se debe a la inactividad".

En la lista hay dos categorías: Passport suspicious (pasaporte sospechoso) y Likely Doping (posible dopaje), muchos de ellos subrayados en rojo. Ahí aparecen Mo Farah y Galen Rupp (ambos entrenados por el controvertido Alberto Salazar) el keniano Silas Kiplagat , el estadounidense Evan Jager... Pero tanto ese Likely Doping como el Passport Suspicious (en el que están Henrik Ingebrigtsen, Siffan Hassan, Aries Merritt, Asbel Kiprop...) puede suponer indicios de dopaje o quedar simplemente en nada porque las variaciones en el ABP se pueden deber al comienzo de construcción del pasaporte, a lesiones, a etapas sin competir… Según Bragado, ese es su caso.

El marchador, de 47 años y esta temporada más relajado recuperándose de unas molestias, atendió a AS para explicar su caso concreto: “Yo estoy inactivo y no me entreno como años atrás, sólo hago mantenimiento, entonces mi hematocrito ha subido, porque mato menos glóbulos rojos. El sistema informático automáticamente se dispara si hay determinados valores que cambian. Así que ese 'sospechoso' no significa nada”.

El propio Bragado, con 37 tests de pasaporte biológico pasados, se confiesa “el primer sorprendido” por la cantidad de controles a la que le sometieron a principios de año: “Me llamaba la atención que en enero y febrero pasaba muchos controles. Yo no lo entendía, pero la explicación es que ese sistema informático se activa para examinarte a fondo y para aclarar por qué este señor tiene el hematocrito alto. Es bueno que te lo hagan, porque es para comprobar si es por una reacción fisiológica o porque recurres a otras cosas. En 2016, supongo que sería igual. Es la única explicación que encuentro. Me he informado y me han dicho que el sistema funciona así”. Fuentes expertas en antidopaje en España corroboran la versión de Bragado, que tenía dos estrellas (de cuatro posibles) en el nivel de prioridad de seguimiento. El obstaculista Evan Jager llevaba cuatro estrellas y Asbel Kiprop, tres. 

Bragado se reconoce “defensor” del método del pasaporte. “Es el que hemos aprobado todo y la única manera de pillar a los tramposos”. Y aclara: “Cuando se acercaba la competición mi hematocrito estaba sobre 40 y he llegado a 44, en períodos de inactividad”.

La IAAF emitió un comunicado lamentando la filtración de los Fancy Bears. "No puede haber ninguna excusa para la filtración de datos personales y médicos, que pone en riesgo la lucha contra el dopaje", decía Sebastian Coe, que admitía "errores en los procesos".  Y el escrito ratificaba que la denominación 'Pasaporte Sospechoso' o 'Posible Dopaje' no es "una determinación final de si un atleta ha vulnerado las reglas antidopaje". 

0 Comentarios

Mostrar