Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

A la espera de una larga temporada

San Diego Padres

GUÍA MLB2017

Previas MLB 2017: San Diego Padres

A la espera de una larga temporada

Clayton Richard será uno de los pitchers más destacables en la irregular rotación de los San Diego Padres.

Rob Foldy

AFP

Esta novena no ha tenido una marca ganadora en seis temporadas y no se ve una en el horizonte, pero al menos tendrá la oportunidad de desarrollar talentos sin presión.

DESCARGA LA VERSIÓN EN PDF DE LA PREVIA DE LOS SAN DIEGO PADRES

 

Ya es lo suficientemente difícil batear en Petco Park contando con bateadores de primer nivel. Pero con la ofensiva que presentan los Padres de 2017, parece una tarea titánica.

Y los problemas para San Diego apenas inician con su ofensiva. Sí, se viene una larga y tortuosa temporada para uno de los equipos más jóvenes, más baratos y menos talentosos de Grandes Ligas. Algo a lo que ya debieron acostumbrarse luego de cinco temporadas sin rebasar las 77 victorias.

Los Padres se deshicieron de 44 millones de dólares en su nómina, incluyendo a Melvin Upton Jr., Tyson Ross y Derek Norris, y apostaron por iniciar un movimiento de jóvenes con la esperanza de que cuajen y en un par de temporadas se vean los frutos. No tenían mucha opción.

Con una rotación de pitcheo que cuenta con veteranos en declive como Clayton Richard, Jered Weaver y Jhoulys Chacín, existe un reporte de que el manager Andy Green podría realizar un ejercicio de exceso de creatividad.

Consiste en utilizar a su abridor una sola entrada y posteriormente meter a otro pitcher, que lance por el otro lado, para crear enfrentamientos a su favor. Cuando se tiene una plantilla tan limitada uno hará cualquier cosa por sacar una ventaja. Y aunque Green no ha confirmado el concepto (jamás lo haría), no es algo que haya descartado.

Las apuestas con sus tres lanzadores de experiencia son de bajo riesgo y con mucho que ganar, especialmente si Weaver vuelve a ser el de hace tres temporadas, lo que luce improbable.

Su bullpen es de lo poco rescatable con Carter Capps y Brad Hand abriendo el camino, pero carece de solidez en la novena entrada, pues Brandon Maurer no es alguien que pueda bajar el telón.

Todo lo demás es un enorme signo de interrogación. Wil Myers, quien tuvo un año de consagración en 2016, estará desnudo en un orden al bat en donde solo Yangervis Solarte bateó por encima del .260 y en donde solo el segunda base Ryan Schimpf lo acompañó en el club de los 20 cuadrangulares.

Sin embargo, con las pocas expectativas viene la posibilidad de crear oportunidades para los prospectos, y no hay dos más intrigantes en los Padres que los jardineros Manuel Margot y Hunter Renfroe, quienes podrían dar razones de optimismo en San Diego en el futuro cercano.

Por lo pronto, no hay mucho que esperar en el sur de California. Dada su situación actual, ni Tony Gwynn les inyectaría ofensiva ni Trevor Hoffman podría rescatarlos, pero ya hay futuro que no es poco.

El detalle histórico

Ningún equipo hizo tantos recortes a su nómina entre temporadas que los Padres, que operarán en 2017 con un equipo 44 millones de dólares más barato que el de la campaña anterior. Eso significa mucha inexperiencia, desechos de otros equipos y la necesidad, más que oportunidad, de intentar conceptos poco convencionales con el fin de sacar alguna ventaja que compense la falta de talento. Pero no hay mucho que hacer en el sur de California para volverlos competitivos. Al menos no en el corto plazo. 

Las tres claves del equipo

1. Andy Green cuenta con una plantilla por debajo del promedio en prácticamente todos los aspectos, por lo que tendrá que jugar ajedrez y no béisbol en la mayoría de las situaciones con el fin de poder obtener una ventaja que maquille todas las deficiencias.

2. Aporte veterano. No hay muchos hombres de experiencia en San Diego, pero las pocas aspiraciones de los Padres dependen en gran parte de lo que pueda hacer la parte frontal de su rotación de abridores con Richard, Jered Weaver y el dominicano Jhoulys Chacín.

3. Mantenerse en el juego. Gran parte de los problemas de la temporada anterior para los Padres fue que permitieron una efectividad de 5.17 en la primera entrada, remando habitualmente contra la corriente. Con un equipo tan joven eso podría ser un golpe de muerte.

Lo mejor

1. Jugar sin presión. Nadie espera nada de ellos y eso les da, tal vez, su única ventaja.

2. Los prospectos Manuel Margot y Hunter Renfroe tendrán muchas oportunidades.

3, Wil Myers es, por mucho, el mejor jugador en el roster y cada año se vuelve más completo.

Lo peor

1. No cuentan con nada parecido a un as en la rotación. Podría haber muy malas rachas.

2. Un mal pitcheo y mala defensiva resultan, con frecuencia, en una combinación letal.

3. Batearon apenas para .235 en 2016 y solo un titular rebasó el umbral del .260.

 

DESCARGA LA VERSIÓN EN PDF DE LA PREVIA DE LOS SAN DIEGO PADRES 

0 Comentarios

Normas Mostrar