Su esencia: La novena que nació competitiva

Arizona Diamondbacks

GUÍA MLB2017

Previas MLB 2017: Arizona Diamondbacks

Su esencia: La novena que nació competitiva

Su esencia: La novena que nació competitiva

Christian Petersen

AFP

Los Diamondbacks aterrizaron pegando fortísimo en Las Mayores, con temporadas magistrales y una inolvidables World Series.

A los Diamondbacks les tomó exactamente una temporada aprender a caminar en el mundo de Grandes Ligas, para su segundo año de nacimiento ya presumían un viaje a playoffs y una campaña de 100 triunfos. ¿Impresionante, no? Bueno, pues las siguientes tres temporadas también gozaron de marca ganadora, dos viajes a playoffs y una inolvidable victoria en la Serie Mundial sobre los Yankees de la mano de increíble dupla de Randy Johnson y Curt Schilling. Desafortunadamente para sus fieles, todo ha ido en picado desde el 2002. Solo dos apariciones en playoffs y ocho campañas con marca perdedora en los siguientes 14 años, y eso se ha reflejado en la asistencia, en mínimos históricos.

Propietario: Ken Kendrick ***

Kendrick es filántropo antes que empresario y eso se nota en su política de reinvertir en los Diamondbacks las ganancias que genera el equipo. Dado el estado actual de la novena, eso es un acto de caridad. Con Kendrick al frente, la organización se ha hecho de una reputación como una de las mejores del deporte estadounidense.

Manager general: Mike Hazen ***

Hazen llega este 2017 a tomar las decisiones deportivas en un equipo que parece contar con las piezas en el lugar para montar un ataque hacia la postemporada. Hazen ocupa la gerencia general luego de tan solo un año de experiencia en el cargo con los Boston Red Sox. Sin embargo, fue un año bueno en el que Boston pasó de ser el último lugar de la división hasta coronarse en el Este de la Liga Americana. Entre sus mentores se incluye a John Farrell y a Dave Dombrowski, dos respetadas mentes dentro de Ligas Mayores. Su primera gran decisión fue darle las gracias a Chip Hale y contratar a Torey Lovullo, con quien ya trabajó en el pasado.

Entrenador: Torey Lovullo **

Sin experiencia previa en el cargo a nivel de Grandes Ligas, Lovullo tiene la fortuna, y maldición, de ser un hombre de la entera confianza del gerente Mike Hazen, con quien trabajó tanto en Cleveland como Boston. Sin embargo, Lovullo parece contar con las credenciales necesarias para tener un buen desempeño. Durante cuatro años fue la mano derecha de John Farrell en los Red Sox, como coach de banca, incluyendo 2013 cuando ganaron el título. El objetivo principal es mejorar por Chip Hale, quien compiló registro de 148-176, lo que no parece muy difícil. Pero los nombres en la plantilla indican que la barra para medir a Lovullo es mucho más alta.

Su gran estrella: Paul Goldschmidt

En tan solo seis años en Grandes Ligas se ha establecido como una de las armas más completas. Ganador de Guante de Oro, batea para poder, porcentaje, tiene paciencia y además de ser una amenaza de robo de base, como lo demuestran sus 99 estafas.

Estrella ofensiva: Yasmani Tomas

El béisbol es un juego de paciencia y “El Tanque” Tomás convirtió la suya en un éxito. Tras una primera temporada de bajo perfil en la Gran Carpa, el cubano de 24 años se catapultó al estrellato en su segundo año, en el que disparó 31 jonrones, un considerable aumento con los nueve de la temporada previa. De igual manera, se mantuvo consistente con su porcentaje de bateo (.273 en 2015 y .272 en 2016). Tomás es un pelotero completo y con margen para mejora, pero hay dos aspectos que necesitan principal atención, su defensiva en los jardines y su paciencia en el plato al negociar tan solo 31 boletos la temporada pasada a cambio de 136 ponches, un radio que lo aleja de convertirse en una de las jóvenes súper estrellas de la liga.

Pitcher estrella: Zack Greinke

Cuando firmas un contrato por 200 millones de dólares es obvio que el peso del mundo, o al menos el de tu equipo, recaiga sobre tus hombros. En su primera temporada como multimillonario, Greinke, de quien se sabe sufre de problemas de ansiedad y depresión, no pudo con todo, al terminar el año con marca de 13-7 y 4.37 de carreras limpias y lidiar con problemas de salud que lo limitaron a su menor cantidad de innings desde 2007. Eso no significa que no podrá. Presume un premio Cy Young, dos campeonatos de efectividad, incluyendo un microscópico 1.66 en 2015, y tiene seis años con al menos 15 victorias. Un mal año cualquiera lo tiene, incluso uno de los mejores lanzadores. También tiene un Bate de Plata y un Guante de Oro. ¿Algo más?

Chase Field: El nido de las víboras

Chase Field fue en su momento, una de las obras maestras del béisbol. Fue el primer campo en tener techo retráctil sobre césped natural. El domo realiza dos funciones principales, al refugiar a los asistentes del intenso calor veraniego de Phoenix, claro que contar con una piscina en jardín derecho también ayuda. Además, compensa un poco la segunda mayor altitud en Grandes Ligas. Su momento de mayor gloria es sin duda el inolvidable batazo de Luis González contra Mariano Rivera en la Serie Mundial de 2001.

La altitud es clave

Es el tercer estadio que está a mayor altitud y eso favorece la trayectoria de la bola. El muro tanto en centro-izquierda como en centro-derecha es favorable, pero el muro del centro suele ser un desafío, aunque se lograron casi 70 home runs más respecto al año anterior.

DESCARGA EL PDF DE LA PREVIA DE LOS ARIZONA DIAMONDBACKS

0 Comentarios

Normas Mostrar