PEÑISCOLA 2-JAÉN 3

La leyenda copera del Jaén continúa: a semifinales

Los andaluces, con gran apoyo en las gradas, se llevaron un igualadísimo encuentro ante el Peñíscola (2-3) gracias al partidazo de su meta Dídac.

Ciudad Real
0
La leyenda copera del Jaén continúa: a semifinales

El Jaén Paraíso, tras debutar en su segunda Copa de España, aún no sabe lo que es perder en este torneo. Los campeones de 2015 ya están en semifinales tras derrotar a un Peñíscola que, a pesar de la derrota, se va de su primera Copa con la cabeza alta. Si los andaluces pasaron fue por la capacidad de marcar en los momentos más oportunos y por la tremenda actuación de su meta Dídac, cuyo nombre fue coreado por los alrededor de 3.000 aficionados desplazados de Jaén, que dieron colorido a un Quijote Arena prácticamente lleno.

Ya desde el arranque se vio a un Peñíscola apretando muy arriba al Jaén, sin dejarle crear. Eso trabó algo los primeros minutos, ya que los levantinos tampoco elaboraban en exceso. Entre eso y la tensión de ambos conjuntos, pendientes de no cometer errores en el inicio, planteó un encuentro que sólo podía desequilibrar un chispazo. Y llegó del lado del Jaén, cuando Campoy rompió por el centro y, tras tapar Iker el intento de disparo, puso el balón en el área donde llegaba Solano para empujar, que lo logró con cierta ayuda de la defensa rival.

Sin embargo el Peñíscola lo siguió intentando, provocando faltas y teniendo hasta dos dobles penaltis para empatar, que entre Dídac y el poste evitaron el empate de Terry. Sí lograron la igualada tras el descanso, en un rechace que aprovechó Esteban. Pero la alegría no les duró mucho, ya que una jugada peleada por Dani Martín y Javi Alonso acabó en un disparo de Fabián cuyo rechace cazó el propio Alonso para anotar el 1-2. Un Jaén que aún pudo aumentar su ventaja si Mauricinho hubiese castigado desde el doble penalti la acumulación de faltas de los levantinos. Iván Reverter salió desde el banquillo para parar el lanzamiento.

Los andaluces, tras no matar el partido, empezaron a sufrir. Dídac se veía obligado a intervenir continuamente en un recital de paradas con el partido roto. Hasta que Terry, de tiro cruzado, empataba. Pero el llamado ‘Olivo Mecánico’ se había abonado a los goles psicológicos y Solano, con un certero disparo raso, anotó el 2-3 menos de dos minutos después. Tanto definitivo, ya que la defensa jiennense al portero-jugador del Peñíscola evitó que se les escapara el pase.