Competición
  • Clasificación Eurocopa

DETOCHO

Al límite: Los pronósticos de la semana 14 de la NFL

Una jornada repleta de enconadas rivalidades, en la que se separará a los contendientes de los pretendientes rumbo al Super Bowl.

Al límite: Los pronósticos de la semana 14 de la NFL
Matt Ludtke AP

Me volví a pelear con mi esposa. Fue mi culpa. Yo lo provoqué todo y lo hice con toda la intención. Y ¿saben por qué lo hice? Por ustedes.

Hace exactamente una semana como a estas horas, la señora parecía leona enjaulada y tuve mi mejor actuación en los pronósticos en lo que va de temporada. Si eso es lo que tengo que hacer, me sacrificaré. Me podrán decir descarado, desvergonzado, pero nunca dirán que no juego para el equipo.

Además, el sofá es bastante cómodo, lo único molesto son las luces de Navidad, pero ya mañana le compro flores. Lo importante aquí es mantener el buen momento.

No es sencillo mantenerse en ascenso en este negocio. Pero me mantengo optimista ¿Saben cómo? Por ejemplo, recordando que Jaguars, Browns y Vikings prefirieron a Bortles, Manziel y Bridgewater sobre Derek Carr.

También procuro limitar los sinsentidos que escribo a uno solo a la semana. Pero desafortunadamente, Jeff Fisher se me adelantó al comparar a Jared Goff con Matt Ryan. ¿Cómo le gano a eso? Es la patada de la grulla de Karate Kid de las malas comparaciones. No hay defensa contra eso, bien jugado Jeff, bien jugado.

Mejor vamos con los pronósticos. Si superamos lo hecho la semana pasada más vale que alguno de ustedes sea abogado de lo familiar.

Raiders (10-2) en Kansas City (9-3): En la semana, un colega de AS cuyo nombre se me escapa, escribió un enorme texto que todos deberían leer en el que arguye que Derek Carr debería ser el MVP de la temporada 2016. Bueno, pues para que se cumpla la predicción de ese gran periodista, debe ganar este tipo de juegos. Punto.

Que Kansas City tenga marca de 9-3 con la defensiva 29 en yardas y el ataque 15 en puntos va en contra de toda lógica, pero se puede explicar con dos palabras: momento y fortuna. Sí señor, la fortuna también cuenta y hay equipos que la tienen de su lado. Siempre, cada año, hay uno de esos, este 2016 son los Chiefs.

Momento, en cuatro de sus nueve triunfos, Kansas City ha forzado un turnover en el cuarto periodo (Saints, Jaguars, Panthers y Falcons). El hecho de sufrir para derrotar a Jacksonville y Carolina debería ser suficiente para demeritarlos, pero no hay tal cosa como un triunfo malo en la NFL.

Fortuna: En dos de sus nueve victorias (San Diego y Denver), el rival ha fallado un intento de gol de campo en el último cuarto. No bloqueado, fallado. Corto, desviado, como sea, los Chiefs no tuvieron nada que ver con la puntería del pateador. Un par de detalles aquí y allá y Kansas City es un equipo de 5-7.

Pero hay dos simples números que validan su 2016: 3 y 0. Su marca contra rivales divisionales. Dos de esos triunfos son de visita, incluyendo uno en Oakland en el que Derek Carr lanzó una de sus cinco intercepciones de la temporada y perdió un fumble, coincidentemente en el último periodo.

No hay equipo más oportuno que los Chiefs, pero será difícil encontrar un equipo más confiado que los Raiders. ¿Cuántas balas más podrá esquivar Kansas City? Oakland por 3.

Seahawks (8-3-1) en Green Bay (6-6): Siempre que estos dos equipos se enfrentan, sucede algo entretenido y polémico. No espero nada menos en esta ocasión.

Ninguno de los dos equipos ha mostrado todo su potencial, pero Seattle viene de dar, tal vez, su juego más redondo de la campaña, en tanto que los Packers siguen siendo la viva imagen de la inconsistencia, cuando la defensiva funciona, el ataque no y viceversa.

Lo único seguro es que no ver a Earl Thomas en el “jardín central” va a ser simplemente demasiada tentación para Rodgers, que va a ir largo siempre que pueda y con Nelson, Adams y Cobb seguramente tendrá sus oportunidades.

Pero Thomas no es The Legion of Boom, es solo una parte, muy importante sí, pero una parte. Chancellor y Sherman están ahí y eso lo debe tener muy presente Rodgers. No ceo que se le haya olvidado que en la semana 2 de 2015 no lanzó un solo pase en dirección de Sherman.

Menciono lo anterior porque Rodgers va a tener que mostrar su mejor versión, ya que su defensiva tiene más agujeros que el condón de Antonio Cromartie y la ofensiva de Seattle lentamente ha ido mejorando, aunque fuera de casa es una incógnita, pues lo mismo son capaces de ganarle a Patriots que perder con los… disculpen las risas, los Rams.

Diciembre es el mes que separa a los contendientes de los pretendientes y en este 2016, los Packers son pretendientes. Seahawks por 7.

Cowboys (11-1) en NY Gigantes (8-4): “Dak is back”. “Feed Zeke”… con cada semana esas frases se vuelven más comunes, y sí bastante más molestas. Pero en el fondo extrañan a Tony Romo, lo sé yo, lo saben ustedes, lo sabe todo el mundo.

El domingo por la noche van a ver a Eli lanzar una intercepción y van a recordar a Tony. Extrañan la adrenalina de la posibilidad del pick 6 dentro de la pausa de los dos minutos. Extrañan la incógnita de la bipolaridad de Romo, Tony el bueno o Tony el malo. Dak y Zeke les quitaron toda esa emoción.

Ahora saben ejecutar en el clutch. Que aburrido. Ahora Dak ya aprendió a utilizar a Dez Bryant, ¿quién va a romper ese vestuario? ¿Dónde estás, Terrell Owens?

Emocionante lo que pasa en los Gigantes, ellos aún tienen a Eli, el hijo adoptado de los Manning. Tienen a Beckham Jr., el de las manos mágicas y las declaraciones políticamente incorrectas. ¿Qué es eso de andar diciendo que hasta Stevie Wonder vio los pañuelos que no le marcaron ante los Steelers?

No, Stevie no los vio, andaba de gira. Pero estoy seguro que Wonder, se va a reunir con Andrea Bocelli, el maestre Aemon y José Feliciano para ver como Dallas asegura el Este de la NFC. Cowboys por 8.

Ravens (7-5) en N. Inglaterra (10-2): Un amigo mío que es muy aficionado de los Steelers y cuyo nombre rima con Peón Telipe Sirón, desearía que perdieran los dos equipos. Pero eso es imposible. Además, aquí no se trata de andar cumpliendo los caprichos de tipos con nombres tan raros.

En papel, la jornada 14 tiene el mejor inicio y final de la semana. Dos partidos que serán a muerte entre añejos rivales y con capacidades de postemporada , así como dos de los mejores entrenadores con los que cuenta este deporte.

Desde la llegada de Harbaugh a Baltimore en 2008, Patriots aventaja la serie entre ambos 4-3, pero dos de las victorias de los Ravens han sido en playoffs. Digamos que no hay mucho amor perdido entre esos dos equipos.

La mejor muestra de que Belichick no se toma a Baltimore a la ligera vino en su último enfrentamiento, precisamente en playoffs. ¿Se acuerdan cuando puso a los Ravens a contar cuántos y quiénes eran jugadores elegibles para salir a pase?

Seguramente Harbaugh también lo recuerda y esté mejor preparado en esta ocasión. Defensivamente tiene los argumentos para oscurecerle el panorama a Brady. Ofensivamente… digamos que New England no son los Dolphins. Pats por 4.

Y como ahí viene mi señora con una sartén en la mano, los TurboPicks: 

Steelers (7-5) en Buffalo (6-6): Los Steelers deberían a John Goodson,  el que despejaba descalzo allá en los 80, sólo para jugar con la mente de Rex. Steelers por 2.

Broncos (8-4) en Tennessee (6-6): Ha de ser horrible ser Marcus Mariota y que hayas pasado tu semana de descanso en posición fetal, pulgar en la boca y pensando en Von Miller. Broncos por 4.

Redskins (6-5-1) en Filadelfia (5-7): La lógica dice Skins, pero la lógica también decía que Rocky jamás sería campeón. Rocky es de Filadelfia… Eagles por 3.

Cardinals (5-6-1) en Miami (7-5): PETA indaga el encallamiento de 53 delfines en las costas del sur de Florida, todo apunta a que fueron maltratados frente a las costas de Maryland. Cards por 7.

Chargers (5-7) en Carolina (4-8): Ese incómodo momento cuando se juntan el hambre y las ganas de comer. Panthers por 8.

Bengals (4-7-1) en Cleveland (0-12): El quarterback por los Browns será Robert Griffin 0-XIII. Es todo lo que necesitan saber. Bengals por 9.

Bears (3-9) en Detroit (8-4): Y yo que pensaba que Ted era el oso más ofensivo que había visto, pero los de Chicago son toda una grosería. Lions por 13.

Texans (6-6) en Indianapolis (6-6): Ante la duda, ve con el quarterback que no tiene una orden de arresto por robo en despoblado. Colts por 2.

Vikings (6-6) en Jacksonville (2-10): Creo que es momento de que Blake Bortles comience a entrenar el control de esfínteres. Vikes por 6

Jets (3-9) en San Francisco (1-11): A este juego solo le faltan los hermanos Wayans para ser “Un tonto partido de football”. Niners por 3.

Saints (5-7) en Tampa Bay (7-5): Santa María Inmaculada, otra temporada de Brees desperdiciada. Bucs por 6.

Falcons (7-5) en Los Ángeles (4-8): En las sabias palabras de Eric Dickerson respecto a la extensión de Jeff Fisher: “¿Dónde están las fotografías de desnudos? Debe tener algo sobre alguien, porque cinco años son suficientes”. Falcons por 10.

Eliminator/Survivor: Detroit. En este León si confíen.

La semana pasada: 11-4

En la temporada: 116-69-2