BOXEO

Ferino V: “Ganar a Malignaggi me daría prestigio en EEUU"

Tras ganar el europeo (EBU) del wélter, Ferino Rodríguez mira al futuro. Le gustaría pelear contra el ex campeón mundial, pero “boxearé con quién haga falta”.

El púgil grancanario Ceferino Rodríguez Noda "Ferino V" (arriba) celebra su título de campeón de Europa del peso welter al vencer a los puntos al boxeador franco-marroquí Ahmed El Mousaoui, en el combate celebrado en el Gran Canaria Arena.
Elvira Urquijo A. EFE

El pasado viernes Ferino Rodríguez (24-1, 12 KO) se proclamó Campeón de Europa por la EBU (Federación Europea de Boxeo) del peso wélter. El canario derrotó por decisión dividida a Ahmed El Mousaoui. Tras esa victoria el flamante nuevo campeón se encuentra en un proceso de ‘asimilación’ de lo que ha conseguido, ya que el entorchado continental era algo que añoraba desde hacia mucho tiempo. “Aun estoy asimilando, todavía no me lo termino de creer. Siempre lo hemos visto algo lejano y todavía cuesta creerlo, pero estoy muy contento”, afirma a AS.

Casi sin tiempo para el descanso, Ferino V ya mira el futuro y lo que será su primera defensa voluntario de su cinturón. Tras ganar ese título, su manager en Estados Unidos, Sampson Lewkowicz, ponía nombre a su siguiente objetivo el ex campeón mundial Paulie Malignaggi (36-7, 7 KO). Ferino, por su parte, reconoce que un combate ante el italoamericano podría ser muy provechoso para su carrera. “Ha sido campeón del mundo y ganándole ganaría mucho prestigio y me haría hueco en Estados Unidos. Y en ese caso si pierdo lo haría contra un ex campeón del mundo”, asevera el gran canario.

Por el momento, Malignaggi, quién retó sólo hace unos días a Conor McGregor a un combate, guarda silencio, lo que ha provocado que las redes sociales pidan a Ferino una defensa ante Aitor Nieto o Kerman Lejarraga. Ambas opciones que el canario valora, pero en las que afirma tener más que perder. “Con Aitor Nieto no tenemos nada que ganar y con Kerman Lejarraga casi lo mismo. Kerman es un boxeador que tiene mucha proyección, le admiro mucho porque tiene muchas cualidades, pero es una pelea que ganándole no gano nada y perdiendo sí pierdo mucho”, asegura.

Pese a ello, Ferino es claro con respecto a sus planes de futuro, el canario defenderá su título ante quién sea. “Yo boxeo con el que me digan, se llame como se llame, me dedico a entrenar y lo demás ya es cosas de mis promotores”, garantiza confiado el campeón.

El púgil grancanario Ceferino Rodríguez Noda "Ferino V" golpea al boxeador franco-marroquí Ahmed El Mousaoui, durante el combate por el título de campeón de Europa de peso welter disputado en el Gran Canaria Arena.

“Cuando fui al suelo me lo tomé con tranquilidad”

Rememorando el combate del pasado viernes, Ferino es consciente de que la pelea tuvo diferentes fases, recordando especialmente lo ocurrido en el último asalto (dónde El Mousaoui lo tiró a la lona). El canario asegura que en ese momento tiró de experiencia. “Los reflejos no eran los mismos, el cansancio pesaba y me llegó bastante bien con una mano al final del último asalto. Era consciente en todo momento, por ello actué con tranquilidad clavé rodilla en el suelo, esperé hasta siete u ocho y me levanté con tranquilidad. No iba a pecar de novato y levantarme rápido porque podía rematarme, me había llegado muy bien. Si hubiese pasado al principio del combate me hubiese levantado muy rápido, pero como era el último asalto y sabía que tenía el combate fácil de mi lado tiramos de inteligencia”.

Lejos de ese momento crítico, Ferino es consciente que llevó el combate bastante controlado tras “unos primeros asaltos de tanteo”. El campeón lamenta las malas artes del francés, las cuales le costaron dos puntos de penalización, “con los desplazamientos y dejándole fallar empezó a desesperarse y comenzó a recurrir a las artimañas feas. Boxeó muy bien no tendría que haber recurrido a eso”, asegura. Esas tretas que le sirvieron a El Mousaoui para salvar su momento más complicado del combate, el cuarto asalto, cuando Ferino casi pone punto final al combate. “En cuarto asalto lo tenía prácticamente noqueado y me tiró al suelo. El árbitro era muy lento y le dio tiempo a recuperarse. No debería haber usado ese tipo de acciones”, concluye.