SEMANA 13

Ni Dak ni Zeke, Cowboys vence a los Vikings con su defensiva

Dallas llegó a 11 victorias de manera consecutiva en una noche en la que su potente ataque se topó contra una pared en Minnesota

Ni Dak ni Zeke, Cowboys vence a los Vikings con su defensiva
Hannah Foslien AFP

Dak Prescott sigue encontrando maneras de ganar los partidos. Y Sam Bradford de perderlos.

Bradford lanzó un pase inatrapable en el intento de conversión y la defensiva de los Cowboys ajustó en el momento preciso para enfilar a Dallas a un dramático triunfo 17-15 sobre los Minnesota Vikings.

Prescott no tuvo su mejor actuación de la temporada, pero nuevamente respondió cuando fue requerido, completando un touchdown de ocho yardas con Dez Bryant una jugada después de que Adam Thielen soltara el balón en una patada de despeje para poner a los Cowboys al frente de manera definitiva a inicios del cuarto periodo.

La defensiva de los Cowboys, sin duda su unidad más vulnerable, también levantó la mano en los momentos de apremio… apenas.

Bradford comandó una eficiente ofensiva de 65 yardas en 1:44 que culminó con su pase de touchdown a Jerick McKinnon a 25 segundos del final. Parecía haber logrado lo más complicado y solo necesitaba  la conversión para enviar el juego a tiempo extra.

Pero ante el acoso de una frontal de los Cowboys que lo golpeó ocho veces, lo capturó en tres ocasiones e incluso lo mandó brevemente sacudido a la banca, su envío en dirección de las confiables manos de Kyle Rudolph nunca tuvo una oportunidad, como tampoco la tuvo la posterior patada corta.

Prescott puso rodilla al suelo y Dallas concretó su undécimo triunfo consecutivo para igualar una marca de la franquicia. Pero de los 11, este debe ser el más gratificante.

Prescott sufrió toda la noche. Concretó apenas una de nueve terceras oportunidades, perdió un fumble y completó 12 de apenas 18 intentos para 139 yardas, 56 de ellas en una conexión desde el play-action con Bryant para dejar en la yarda uno. Desde  ahí, Elliott anotaría sin problemas a la siguiente jugada para poner la pizarra 7-3.

Elliott también tuvo sus problemas al conseguir 86 yardas en 20 acarreos, 30 de ellas en una escapada en el último cuarto que dejaron la mesa servida para que Dan Bailey abriera el marcador a 17-9 con 4:15 por jugar.

Es apenas la segunda ocasión que Dallas no alcanza a conseguir al menos 24 puntos en un encuentro, y la primera vez que ganan un duelo esta campaña bajo esas circunstancias, lo que evidencia el trabajo defensivo, especialmente en los momentos de apremio y más allá de las estadísticas.

Concedido, Bradford (32 de 45 para 247 yardas y un touchdown) no lleva las riendas de la ofensiva más explosiva de la liga, pero la defensiva de Dallas se creció en momentos importantes.

El mejor ejemplo fue limitar en cuatro yardas y tres puntos _ para colocar la pizarra 9-7 a favor de los Vikings_ a un ataque de Minnesota que inició en la yarda 25, luego de que Brian Robinson provocara un fumble de Prescott.

Los Cowboys están en el umbral de la postemporada y una derrota de Tampa Bay el domingo les garantizaría el boleto a enero.

Sí, que se hable de Dak y Zeke, de Dez y Beasley, mientras que la defensa sigue sin atraer reflectores pese a permitir 17 puntos o menos por séptima ocasión en la campaña. Cualquier duda en torno a ellos ha quedado despejada.