Minnesota Vikings

Pat Shurmur sustituye a Norv Turner como OC de los Vikings

La dimisión de Nor Turner ha pillado por sorpresa a Mike Zimmer, entrenador del equipo, al que se le quebraba la voz a comentar la noticia con la prensa.

Pat Shurmur sustituye a Norv Turner como OC de los Vikings
Bryan Singer/Icon Sportswire

Este año en Minnesota no paran de sufrir sobresaltos. Esta misma semana Mike Zimmer, su entrenador principal, fue intervenido de una cirugía menor en la retina, y poco después, sin tiempo para recuperarse, llegó la enésima bomba. Norv Turner ha dimitido como coordinador ofensivo.

Mike Zimmer apareció desencajado ante la prensa, e incluso se le quebró la voz al final. Estaba desolado. “Muy, muy sorprendido”. Pese a que las críticas por el anémico juego del ataque del equipo comenzaban a señalar a Turner, nadie dentro de la franquicia tenía dudas de que sería capaz de reconducir el barco.

“Norv es muy, muy amigo mío”, dijo Zimmer. “Me ha ayudado muchísimo durante los tres años que ha estado aquí. Ha tenido una trayectoria increíble. Ha sido mi mano derecha desde que llegué aquí”.

También le han preguntado a Zimmer si los motivos son de salud, y el entrenador ha respondido que no lo creía, pero que eso habría que preguntárselo directamente a Turner.

La nota de Norv Turner

La dimisión de Turner fue anunciada por el equipo y acompañada por una breve declaración del entrenador: “Siento un gran respeto por Mike Zimmer, nuestro staff técnico y nuestros jugadores y siento que en este momento lo mejor para el equipo es que renuncie. Agradezco a la familia Wilf el tiempo que he pasado en Minnesota y me gustaría que jugadores y entrenadores tengan éxito”.

Es evidente que la declaración no aclara nada. Y pendientes de conocer el motivo real de la renuncia, Turner debía sentirse frustrado al ver que después de media temporada su equipo no había conseguido ningún partido con más de 300 yardas aéreas de pase, o 100 de carrera.

El ataque de los Vikings logró sobreponerse a la baja de Bridgewater con la llegada de un Sam Bradford que sorprendió desde el primer día. Pero no sucedió lo mismo tras la lesión de Peterson. En un principio no pareció tan grave, pero la falta de un backfield poderoso provocó rápidamente la caída del castillo de naipes.

Ausencia de Peterson

La línea ya era mediocre el año pasado. Se sostuvo por el pánico que causaba Peterson en las defensas rivales. Antes de lanzar un blitz se lo pensaban dos veces y acumulaban hombres en la caja. No solo es que Peterson fuera el corredor con más yardas y el ataque terrestre el cuarto en el ranking. Es que su trabajo facilitaba la labor de Bridgewater, que tenía la línea de pase mucho más limpia.

Este año, sin juego de carrera, las defensas entran en busca de Bradford como una manada de lobos y todas las carencias de la línea han quedado al descubierto. Además, el sistema de Turner, muy vertical en el pase, no ayuda. Bradford necesita tiempo para lanzar sus pases y no lo tiene. La solución no es sencilla. El grupo de receptores de Minnesota está más pensado para jugar a campo abierto que para rutas cortas. No será fácil encontrar runa solución al rompecabezas.

Norv Turner no es un hombre que le haya dado la espalda a los grandes retos, y es difícil de entender que no estuviera deseando encontrar la solución del rompecabezas. Aunque tampoco hay que descartar que se haya visto presionado por algún tipo de desencuentro dentro del vestuario.

Pat Shurmur será el sustituto

Su sustituto será Pat Shurmur, que por ahora pasará de entrenar a los tight ends de los Vikings a ser el coordinador de forma interina. Shurmur ya coincidió con Sam Bradford en los Eagles y en los Rams. Por lo que transcendió desde le primer día, Shurmur fue decisivo desde la llegada de Bradford para adaptar al quarterback al sistema del equipo. No hay que descartar que Turner haya sentido que él pudiera ser un estorbo que rompiera la química entre Shurmur y Bradford.

Lo que está claro es que sin un backfield poderoso, y con una línea que se derrumba con demasiada facilidad, el plan de pases largos de Turner no era el ideal. Tal vez la solución al problema pueda estar en un plan de juego con pases mucho más rápidos que encaja más con la filosofía del nuevo coordinador. Es verdad que no parece tener armas para ello. Sin embargo, Asiata sí que funcionó bien como receptor desde el backfield en 2014, cuando ejerció esa misión, y Kyle Rudolph podría ser letal en el pase corto. Sin embargo, ni Diggs, ni Thielen ni Cordarrelle Patterson parecen receptores que puedan adaptarse a lanzamientos rápidos y de corto yardaje, y el rookie Laquon Treadwell ni está ni se le espera. Y todo apunta a que será uno de los grandes fracasos del año.