COI

El Ayuntamiento de Barcelona borra la leyenda de la escultura dada por Samaranch

En un primer momento el primer teniente de alcalde anunció la retirada del bronce a petición de la CUP, que alegaba su pasado franquista.

El Ayuntamiento de Barcelona borra la leyenda de la escultura dada por Samaranch
ELOY ALONSO REUTERS

El Ayuntamiento de Barcelona ha retirado temporalmente del edificio consistorial la escultura alegórica de los Juegos de Olímpicos de 1992 que regaló a la ciudad Juan Antonio Samaranch para suprimir la leyenda que recuerda al fallecido presidente del Comité Olímpico Internacional (COI).

El consistorio ha indicado que el Departamento de Patrimonio trasladó la escultura a un taller para proceder a quitar la leyenda, y que la previsión es que la obra vuelva al patio de honor del edificio consistorial mañana miércoles o el próximo jueves.

La leyenda está grabada en el pedestal de piedra sobre el que reposa la escultura, elaborada en bronce y que recrea una bolsa y una antorcha de los JJOO'92.

El texto que acompaña a la escultura indica: "El presidente del Comité Internacional Olímpico. J.A. Samaranch. A su ciudad en recuerdo de los Juegos de la XXV Olimpiada".

A principios del verano, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, anunció primero la retirada del bronce en respuesta a una petición de la CUP, que alegaba el pasado franquista de Samaranch, aunque después, tras reunirse con el autor de la obra, el escultor barcelonés Joan Mora, se decidió sólo borrar la leyenda.

En rueda de prensa, el presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, que fue uno de los que pidió mantener la escultura en el patio de honor, ha criticado que se borre el nombre de Juan Antonio Samaranch de la escultura que él regaló. "Samaranch no sólo regaló una escultura a Barcelona, le regaló los propios Juegos Olímpicos", ha subrayado el edil popular.

Para Alberto Fernández, lo que la alcaldesa Ada Colau "no podrá borrar de la retina de todos los barceloneses es la imagen de Samaranch cuando dijo: 'a la ville de Barcelona'" en el momento de designación de la ciudad como sede de los Juegos Olímpicos de verano de 1992.