PELOTA | GRAN PREMIO DE ESPAÑA

Goiko y López polarizan de la vuelta del Jai-Alai a Madrid

Los dos son de Zumaia y han sido estrella en EE UU, pero nunca han jugado juntos... quizá en el Mundial 2018. Forman con Inza y Olharan.

Goiko y López polarizan de la vuelta del Jai-Alai a Madrid
PEPE ANDRES

Este domingo (18:30 h.), en el frontón de la Ciudad Universitaria, se celebrará la final del Gran Premio de España, con dos parejas mixtas, españoles y franceses, compitiendo por el título. Los españoles son de Zumaia, Iñaki Goikoetxea (36 años) e Imanol López (32), delantero y zaguero, con los franceses Xavi Inza y Jean Olharan, respectivamente. En la consolación habrá otro pelotari de Zumaia, Gotzon Enbil, concejal de su pueblo guipuzcoano.

En la final de aficionados (11:00), Zumaia contra Berriatua. No se sabe qué tiene ese pueblo de 8.000 habitantes que da tan buenos pelotaris de cesta. Desde hace un año dispone de un frontón de 50 metros. “Afición y deporte hay de sobra”, asegura Enbil.

Olharan, de Pau, está de enhorabuena. Por la suerte en el emparejamiento de zagueros, “porque Imanol es un monstruo”, aunque López ahora asentado en México está un poco fuera de su punto que le hace indiscutible. “Cambié de vida para jugar pocos partidos pero escogidos”, dice. Así que se entrena contra dos jugadores para mantener la viveza de su estilo, y ayer remató el punto de partido en el 2-1 final.

De Goiko, Olharan admira al que para él “es el mejor delantero, en un cuerpo de zaguero”, y recuerda que hace poco jugó una final individual contra él, y perdió: “Necesito 20 centímetros y 20 kilos más para igualarle”. Iñaki es el número uno en su puesto, el que mejor baja la pelota, el hombre de Red Bull en el Jai-Alai. “He vuelto a España para quedarme. Han sido muchos años en Estados Unidos”, asegura, donde coincidió con Imanol durante nueve años “en los que nunca nos pusieron de pareja, para equilibrar los partidos”, apunta López.

Tal vez puedan jugar juntos en el Mundial de 2018 en Barcelona. “Por mi encantado”, asegura Imanol, y Goiko tampoco le hace ascos: “Si se puede, adelante”. Roberto Lekue, seleccionador, los miraba este sábado y sonreía. Una pareja imparable, seguro. En la final, rivales.