VOLEIBOL

Rafa Pascual: “El voleibol vive en una deriva peligrosa”

Pascual, 537 partidos internacionales con la Selección, ha decidido “luchar para recuperar al voleibol español” y quiere presidir la Española.

El mejor jugador de la historia del voleibol español, Rafa Pascual (Madrid, 1970), 537 partidos internacionales con la Selección, ha decidido “luchar para recuperar al voleibol español”, porque él, que llevaba un tiempo alejado de su deporte ve “que está en una deriva peligrosa, en descenso constante, que pese a que es un deporte que engancha en las escuelas, se va descolgando”, y por eso el que fuese mejor jugador del mundo en los noventa y campeón de Europa, señala que “ha llegado el momento de dar un paso al frente y luchar por presidir la Española con nuevas ideas”.

No plantea un cuerpo a cuerpo con Agustín Martín, “que lleva dieciséis años al frente de la Federación, que la tiene saneada, y sin escándalos”, pero sí expone que es evidente que “hay cosas que no se están haciendo bien”. “La Selección ha dejado de tener el peso que tuvo cuando estaba la sexta en el ránking mundial, y ahora hay más de treinta países por delante, es testimonial. Las Selecciones masculina y femenina son la imagen que conecta con los aficionados”, dice.

“No sé si voy a ganar, ni cuántos rivales voy a tener, porque hasta ahora sólo yo he dicho que quiero encabezar un proyecto. Lo que sí pretendo es mover este deporte, su base social, a los jugadores, a los entrenadores, a los árbitros, a los clubes, y que participen, de entrada, votando”, asegura el madrileño, que sin mucha experiencia como dirigente, ha trabajado en la candidatura olímpica de Madrid, lo que le ha dado la oportunidad de tener unos conocimientos de los que evita alardear.

“Cuando yo jugaba, es cierto que era protagonista, pero siempre dentro de un equipo, y eso es lo que quiero para el voleibol: un grupo que trabaje para recuperar un prestigio que se nos está escampando, porque nuestro declive es enorme, y menos mal que tenemos dos parejas de voley playa que nos representan con éxito internacional”, asegura Pascual.

“Personalmente, también soy responsable de la situación desangelada de nuestro deporte; cuando era jugador me desentendí de los despachos. Por eso, ahora que veo partidos y gente del voleibol y piden que algo tenemos que hacer, pues me animo a hacer lo imposible por un deporte que me ha dado tanto y que he vivido con pasión”, señala Rafa.