JJ OO | 200 METROS

Hortelano se queda sin sueño: fuera de la final de 200 metros

Hizo 20.16 y se quedó a seis centésimas de marcar de entrar en la final. El español entró por detrás de Gatlin, que también quedó eliminado.

0

AStv

Atletismo en los Juegos Olímpicos Río 2016 en vivo online

Bruno Hortelano se vio obligado a decir adiós a su sueño olímpico en Río. El velocista español se ciñó al plan de carrera que había creado junto a su entrenador Adrian Durant para afrontar una terrible semifinal de 200 metros en la que clasificaban los dos primeros. “Una curva dura y a dar todo en la recta”, idearon. Pero ni así. No pudo ser. Acabó cuarto, con 20.16, a 7 centésimas de entrar por tiempos a la final en una serie en la que se clasificaron los outsiders Alonso Edward, de Panamá, y Churandy Martina, ese neerlandés cuya descalificación dio el oro continental a Hortelano en Amsterdam. Tan dura fue la carrera, que dejó sin final a dos ilustres como Gatlin (20.13) y Blake (20.37), al que Bruno volvió a ganar.

Hortelano llegó a estas semifinales con la gran sensación de haber batido el récord de España en series con 20.12, algo que disparó las expectativas. Pero era un arma de doble filo, porque también generó cansancio en el velocista, que confesó verse fatigado “en los metros finales” de la carrera decisiva. Su curva fue magnífica, pero en la recta final no pudo hacer esas remontadas made in Hortelano, fruto de su lema Believe (‘creer’), que le hacen un competidor temible. “Me voy sabiendo que di todo lo que tenía y no cambiaría nada de lo que hice”, seguía Bruno, que ha llegado muy lejos. Donde nunca llegó un velocista español, a unas semifinales olímpicas (ni de 100, ni de 200, ni de 400).

Hortelano, ingeniero biomédico y brillante estudiante en la Universidad de Cornell, pone punto y seguido a una temporada en la que ha revolucionado la velocidad nacional. Comenzó en junio con su deslumbrante récord de España de 100 metros, que hizo en dos ocasiones en Madrid (10.08 y 10.06). Ahí comenzó una expectación que se dispararía en los Europeos de Amsterdam, cuando llegó al cuarto puesto en 100 y posteriormente deslumbró en los 200 con el oro, que le llevó a la primera línea del deporte nacional. En Río renunció al 100 para centrarse en los 200, en las series maravilló con el 20.12 (récord de España), batiendo a Blake y en las semifinales no pudo ser. Faltaron siete centésimas. Pese a ello, la revolución Hortelano ha llegado. Y será para quedarse. Es el pionero de la velocidad, que no teme a nadie.