BALONCESTO | ESPAÑA 96 - NIGERIA 87

España sufre hasta el final pero evita la catástrofe ante Nigeria

La Selección española entró por detrás en el último cuarto y no resolvió hasta el último minuto. Le quedan por delante dos finales ante Lituania y Argentina en Río 2016.

España 96-87 Nigeria | En una de las noches más extrañas que uno recuerda, con una explosión controlada a la entrada principal del Carioca Arena, en la pasarela que es el corazón del Parque Olímpico de Barra, España sufrió pero sacó cabeza ante Nigeria (96-87) en otro partido que se empeñó en complicar y que estuvo a punto de comprometer para siempre su viaje olímpico en Río. Con cinco jugadores en dobles dígitos de puntos, Willy disfrazado de Gasol en el último cuarto y Navarro rescatando su mejor baloncesto del baúl de los recuerdos, consiguió su primera victoria y sigue viva.

Ajeno a lo que ocurría en los aledaños del Carioca Arena, la selección salió centrada. Scariolo introdujo una novedad en el quinteto: Felipe por Mirotic para restablecer el orden en el rebote y la agresividad en defensa. Ricky acertó con el aro y Gasol parecía reponerse del disgusto de Brasil. La cosa fue bien hasta el 27-11 (minuto 11). Luego España se convirtió en una máquina de perder balones (nueve al descanso) y la defensa fue una madre. Concederle 30 puntos en un cuarto a Nigeria, sin sus dos estrellas, Ezeli y Udoh, por más anárquicos que sean los africanos y por más triples que metan (14 al final del partido), es obsceno. Así, España se encontró al descanso con un preocupante 43-41. Caras de dudas y tensión de un grupo de jugadores encogidos y sin siquiera respeto arbitral. A Calderón le señalaron una antideportiva. “¿What?” (“¿Qué?”), les gritaba Scariolo aunque a lo que no debía dar crédito era del disparate de segundo cuarto de su equipo.

Rudy tiró de amor propio. Anotó de tres, robó, se dejó la piel en defensa y abrió, junto a Ricky, jugador querido en el vestuario y por el que se levantaron todos para celebrar su mate, una nueva brecha en el marcador, 61-48 (minuto 24) que desapareció otra vez entre las grietas de la defensa y los triples de los nigerianos. España llegó al final del tercer cuarto perdiendo (65-66) en la situación más crítica que se le recordaba hace muchos años. Como se contó arriba, aparecieron Willy y Navarro con Gasol en el banquillo hasta un 77-69 tranquilizador. España no paró de sufrir pero respiró al final.