JUEGOS OLÍMPICOS RÍO 2016

Brasil y Río 2016 niegan que los Juegos se aplacen por el zika

El gobierno brasileño y los organizadores de los Juegos quisieron contestar de esta forma a la carta de 150 científicos que pedían aplazar la cita olímpica.

Brasil y Río 2016 niegan que los Juegos se aplacen por el zika
FERNANDO BIZERRA JR EFE

El Gobierno brasileño y los organizadores de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro negaron hoy que haya necesidad de cambiar de sede o aplazar la cita deportiva por el brote del virus del Zika que afecta al país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores se hizo eco hoy de declaraciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a la propuesta de posponer los Juegos Olípmicos y Paralímpicos, que se realizarán entre el 5 y el 21 de agosto y entre el 7 y el 18 de septiembre, respectivamente.

"La OMS ha reiterado su opinión de que la situación de incidencia del virus de Zika en Brasil no es motivo para atender recomendaciones que sugieren la transferencia o cancelación" de las competiciones, declaró la Cancillería a través de un comunicado.

"La OMS ha reafirmado su posición de que las condiciones están dadas para la realización del evento, posición compartida también por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos", añadió el texto.

El Gobierno interino de Michel Temer subrayó que Brasil sigue poniendo a disposición de la OMS "todos los datos que comprueban que las tasas de incidencia del dengue y de otras enfermedades transmitidas por el (mosquito) Aedes aegypti son históricamente reducidas en los meses de julio y agosto, reducción que será aun más acentuada por las acciones preventivas adoptadas por los tres niveles de Gobierno".

El comunicado agrega que también ha puesto a disposición "informaciones actualizadas sobre las medidas de control de vectores implementadas en Río de Janeiro y en la Villa Olímpica".

"En el contexto de los preparativos para los Juegos Olímpicos, el Gobierno brasileño mantiene cooperación permanente e informa de manera regular al Comité Olímpico Internacional (COI) sobre la respuesta a la ocurrencia del virus del Zika y a las acciones específicas de prevención en curso en la ciudad sede".

El Gobierno responde directamente a una carta abierta firmada por unos 150 científicos del mundo entero que proponen la postergación o el cambio de sede de la cita porque evalúan que los cerca de 500.000 visitantes de otros países que llegarán la ciudad para los Juegos podrán llevar luego el virus a sus respectivos países y ocasionar una epidemia global.

Esas "posiciones públicas recientes" no están basadas en datos científicos", sostiene el comunicado.

"Medidas que recomienden la cancelación de los Juegos implicarían de la misma manera la interrupción de viajes aéreos y de comercio para y entre todos los 60 países que presentan transmisión local del virus del Zika", puntualizó Brasilia.

Brasil continuará divulgando informaciones sobre las medidas de precaución que están siendo adoptadas "con el objetivo de contrarrestar la alarma originada en acciones que producen hechos mediáticos sin base científica".

Más temprano, los organizadores de Río 2016 ofrecieron una rueda de prensa en la que también minimizaron los riegos del brote en Brasil del virus, que fue detectado a comienzos de 2015, y desde entonces provocó una epidemia inédita de microcefalia en recién nacidos de madres que fueron contagiadas durante la gestación.

Río de Janeiro "será un lugar muy seguro durante los Juegos", dijo el director de Servicios Médicos del Comité Organizador de la cita, Joao Grangeiro.

El médico también rechazó los argumentos presentados por los científicos internacionales y ratificó que como los Juegos serán realizados en el invierno brasileño, la posibilidad de contagio se reduce porque el frío inhibe la acción del Aedes aegypti .

"El clima es un factor muy importante", dijo Grangeiro, quien también apuntó como factor clave "las medidas sanitarias y de prevención que aplicamos durante los eventos de prueba". "Por eso serán muy seguros los Juegos", insistió.

Por su parte, el secretario de Salud, Daniel Soranz, recordó que Río "es la ciudad del país que tiene el mayor numero de agentes para combatir al Aedes aegypti" y que presenta actualmente "los menores índices de infección del país".

"La ciudad de Río de Janeiro tiene un perfil epidemiológico muy seguro", afirmó.

Respecto a algunos deportistas extranjeros que expresaron públicamente su temor de contagiarse con zika durante las competiciones, el secretario afirmó: "No presionamos a nadie a bajar sus estándares de precaución".

En un primer momento, la OMS tomó con suma cautela la advertencia de los científicos. Pero el viernes, la directora general del organismo, Margaret Chan, pidió a un grupo de especialistas que evalúen si efectivamente deben realizarse los Juegos tal como está programado.

"Dado el nivel actual de preocupación internacional decidí pedir a los miembros del Comité de Emergencia del Zika que evalúen los riesgos de realizar los Juegos Olímpicos de Verano tal como está programado actualmente", expresó Chan a través de una carta.

Ahora, según informó hoy el diario brasileño "O Estado de Sao Paulo", convocó para la semana que viene a una reunión especial para discutir el asunto, aunque según el medio el organismo no pedirá la cancelación del evento.