DENVER BRONCOS

Talib estaba tan borracho que se disparó a sí mismo (o eso cree)

El defensa de la secundaria de los Denver Broncos ha elevado a cómico un suceso que podría haber sido trágico. Su vida no corre peligro.

Talib estaba tan borracho que se disparó a sí mismo (o eso cree)
RONALD MARTINEZ AFP

Aqib Talib, el cornerback de los Denver Broncos, ha elevado un suceso, que pudo ser trágico, a la categoría de comedia. Pelín negra, si quieren las almas más sensibles, pero comedia de manera innegable. Y es que resulta que se pegó un tiro a sí mismo. O eso cree el protagonista, al menos.

Talib ingresó el pasado domingo en un hospital de Dallas con un disparo en la pierna. Por fortuna para su vida, primero, y para su carrera, después, la bala entró y salió de su cuerpo sin afectar a ninguna arteria principal y tampoco a ningún ligamento. Por eso ya ha sido dado de alta en el hospital y se espera que esté disponible para el equipo cuando la temporada comience.

Sin embargo, los detalles son los que hacen que esta historia se imponga como una de las esenciales de la offseason. Talib tenía una pistola y era esa misma la que disparó la bala que le alcanzó. El jugador de los Broncos iba tan borracho que fue incapaz de señalar a la policía quien había efectuado el disparo. Ya más lúcido, en el hospital, contó a sus más cercanos que creía (creía) que había sido él mismo el 'agresor'.

La situación puede complicarse, por cierto. Resulta que la NFL está investigando a fondo lo que ha sucedido y podría imponer sus propias sanciones en caso de encontrar algo que no le agrade, como es su costumbre. A su vez, la policía puede no creer del todo las explicaciones y está haciendo su trabajo para aclarar el incidente. Recordemos que hace años Plaxico Burress, entonces receptor de la NFL, se disparó a sí mismo y, por la ley de armas de fuego de Nueva York, acabó ingresando en prisión.

Veremos como concluye todo esto pero, de momento, quedémonos con que Aqib Talib cree que se disparó a sí mismo... pero sin tenerlo del todo claro, porque iba como una cuba.