Competición
  • Clasificación Eurocopa

TRIATLÓN

Gustavo Rodríguez alcanza su tercer triunfo seguido en Bilbao

Virginia Berasategui no pudo con la sueca Asa Lundström, y en la modalidad olímpica se registraron las descalificaciones de los británicos Douglas Roberts y George Goodwin

Gustavo Rodríguez alcanza su tercer triunfo seguido en Bilbao
Javier Zorrilla EFE

El gallego Gustavo Rodríguez le ha cogido gusto a Bilbao. Ayer se anotó por tercer año consecutivo el Bilbao Triathlon, el primero que lo consigue, tras cuatro horas, ocho minutos y 14 segundos. Subió al podio de honor con la sueca Asa Lundström (4.36:32), ambos en la prueba de media distancia (Ironman 70,3) en la misma jornada en la que el australiano Ryan Bailie (1 hora 58 minutos 22 segundos) y la chilena Bárbara Riveros (2.09:39) fueron vencedores en la modalidad olímpica.

La jornada transcurrió para los 950 triatletas con cielos despejados y a ratos nubosos, temperatura entre los 22 y 28 grados y miles de personas en las calles de Bilbao, tantas que dieron lugar a que Riveros pidiera "un aplauso para los espectadores, por sus gritos de ánimo" una vez terminada la competición. Una cita semejante por el centro de la ciudad, atravesando lugares emblemáticos y combinando Ría, con arteras principales y montaña, es un lujo. 

La prueba olímpica constó de 1.500 metros a nado, 39 kilómetros sobre la bicicleta y diez más de carrera a pie. El espigado sub-23 canadiense Alexis Lepage fue el más veloz en la natación con 18:42 y cuatro segundos de ventaja sobre el gran favorito, Ryan Bailie, quien tomó la delantera en el segmento ciclista subiendo como un rayo las rampas del 17 por ciento de desnivel de El Vivero y remató la faena siendo el mejor en la prueba atlética con 33:07.

Aunque los británicos Douglas Roberts y George Goodwin llegaron a meta en los puestos segundo y tercero, los que acompañaron finalmente al podio al australiano fueron el canadiense Alexis Lepage y el bilbaíno Kristian Quintans. Los británicos, al realizar la transición del agua a la máquina, fueron advertidos de descalificación por los jueces al infringir la norma de la ITU (International Triathlon Union) relativa a la colocación del dorsal. Roberts y Goodwin nadaron con el número en su maillot tapado por el neopreno cuando el reglamento especifica que se lo colocaran en boxes al tomar la bicicleta. Los dos triatletas continuaron la prueba y la terminaron -el reglamento permite que pese al apercibimiento puedan seguir la competición-, pero ya en la meta fueron descalificados y, posteriormente, su recurso rechazado por el delegado técnico y la juez-árbitro.

La chilena Riveros, preparada por James Turner y en cuyo calendario inmediato figura competir en Leeds y Hamburgo, se impuso a la australiana Charlotte McShane, subcampeona del mundo sub-23 en 2013, por el margen de tres minutos 19 segundos. El venezolano Miguel Velásquez fue el primer líder en la modalidad de media distancia al ser el más rápido en las aguas de la Ría bilbaína y su liderazgo se prolongó hasta el ecuador de la prueba ciclista, cuando Stanislav Krylov (Rusia) y Gustavo Rodríguez, gris en el nado, impusieron su ley.

El exprofesional del ciclismo Gustavo Rodríguez completó un soberbio final del recorrido al liquidar el medio maratón a pie en 1.16:59, solo superado por el extremeño Diego Paredes, quien, de esta forma, accedió al tercer escalón del podio, eso sí, claramente superado por Krylov. Virginia Berasategui está de regreso en busca de lavar su imagen: en 2013 ganó la prueba en casa y luego fue descalificada por dar positivo en el control que siguió a la competición, lo que dio el triunfo a la sueca Asa Lundström. Había morbo por verlas competir de nuevo. Y el Triathlon encumbró a la nórdica por siete minutos 21 segundos.

Judith Corachán fue la más veloz en la natación, seguida de Berasategui; Lundström tomó la delantera en el segmento de ciclismo pero su leve ventaja fue recortada por una muy motivada deportista bilbaína. Virginia salió a fuego en su regreso a una prueba internacional, lideró la prueba durante un tramo de la carrera a pie, pero se desinfló en los diez últimos kilómetros, lo que aprovechó Lundström para ganar a lo grande y la actual campeona de España de largas distancias Corachán para acabar segunda.