Competición
  • Champions League

SALÓN DE LA FAMA

Ken Griffey quiere hacer historia en su llegada al Hall of Fame

El extraordinario outfielder pretende lograr algo que no se ha hecho antes: alcanzar el respaldo unánime de todos los votantes acreditados.

Ken Griffey Jr.
Jonathan Daniel Getty Images

Alcanzar el Salón de la Fama en Cooperstown, el logro definitivo para cualquier jugador que haya participado en la MLB no es nada sencillo. Solamente un selecto grupo han conseguido alcanzar la inmortalidad de verse reflejados en los venerables pasillos del Hall of Fame y, excepto por motivos relacionados con el pasatiempo nacional ya sea directa o indirectamente, todo el mundo que ha hecho notable a lo largo de las décadas del béisbol está recogido en este museo de la historia, que también es eso pero este último punto mejor lo dejamos para otro día…

Curiosamente, la promoción del 2016 puede lograr algo histórico y es que uno de sus aspirantes, Ken Griffey Jr., tiene opciones de hacer algo que no se ha logrado con anterioridad: ser el primer jugador que entra en el Hall of Fame de forma unánime, apareciendo en todas las papeletas.

Según se desprende de las informaciones que han trascendido en las últimas horas, Griffey ha conseguido el pleno en las 163 votaciones que se han hecho públicas y marcha de forma decidida a entrar en Cooperstown sin mucha intriga, a la primera y como tiene que ser ya que hablamos de uno de los mejores de su generación amén de carismáticos en la historia de la competición.

Las buenas noticias no terminan ahí, ya que en ese mismo punto, Mike Piazza lleva un 86.5%, Jeff Bagwell un 79.8% y Tim Raines un 78.5%. Tal es el nivel de ansiedad, que el propio Bagwell, uno de los mejores en primera base de todos los tiempos, está ansioso por saber si entra ya o no, habiendo alcanzado de forma incomprensible el sexto año en las votaciones.

Al igual que ocurriera en 2015, podríamos tener cuatro miembros nuevos en el Salón de la Fama, que siguen los pasos de Randy Johnson, Pedro Martínez, John Smoltz y el compañero de Bagwell en Houston, el gran Craig Biggio.

La novedad es esa, que Ken Griffey lograra el 100% del respaldo o al menos superara el récord de respaldos, establecido por Tom Seaver en 1992 con un 98.8% (425 presencias de 430 papeletas).

Que Griffey superará el 75% necesario para entrar no es ni siquiera una pregunta, es una obviedad. Uno de los currículum más notables de todos los tiempos va a entrar a las primeras de cambio y cuando se te “bautiza” como el “Michael Jordan del béisbol” es porque has brillado con luz cegadora… salvo por los anillos y las presencias en la gran final, algo que siempre se ha echado en falta.

El problema no es Griffey. El problema serán los votantes.

Los miembros que pueden elegir quién es merecedor o no de entrar en Cooperstown son miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América y, no sólo tienen que formar parte de esa asociación sino hacerlo de forma continuada. Y gracias al que tuvo la brillante idea de “podar” todo el pool de votantes ya que había gente que cumplía esos requisitos pero que llevaban eones sin cubrir este deporte, acumulando prejuicios y, sobre todo, sin estar al tanto del día a día.

A pesar de esa limpieza, Griffey tendrá bastantes obstáculos por delante. Los primeros resultados son prometedores pero SIEMPRE habrá alguien que tenga la idea de “penalizar” a cualquier persona que haya jugado en la Era de los Esteroides, época que comprende desde finales de los 80 hasta 2003-05 (seguro que los historiadores la precisarán mucho mejor que servidor). Seas culpable o no, sospechoso o no, entras en el mismo saco de gente que ya se está viendo castigada como Barry Bonds o Roger Clemens pero esto también será mejor hablarlo otro día.

Y luego está el brillante argumentario de no utilizar una de las diez posibilidades en Griffey o quien sea porque hay límite o por ser guay y llamar la atención sobre no se sabe muy bien qué aspecto. Esto último será el mayor problema a la hora de superar a Seaver.

Siguiendo esta línea, parece complicado que, incluso gente como Mariano Rivera o Derek Jeter, universalmente respaldados, obtengan el apoyo unánime pero ya nos preocuparemos de ese puente cuando tengamos que cruzarlo en unos años.

¿Conclusión a todo esto? Creo que Griffey logrará un respaldo récord, incluso con serias posibilidades de superar a Tom Seaver y llegar al 100% pero se quedará corto porque siempre alguien dará la nota para que se hable de él. Si no, que se lo pregunten a Greg Maddux o Randy Johnson, por mencionar algún caso reciente.

Ojalá que me equivoque y asistamos a algo histórico. En poco más de 24 horas saldremos de dudas.