CAMPEONATO DEL MUNDO

21-22 Francia nos manda a casa de penalti en el último segundo

España dominó a las galas, pero en una pobre segunda mitad perdió su ventaja. Faltaron los goles de Alexandrina Barbosa y de Marta Mangué

0
21-22 Francia nos manda a casa de penalti en el último segundo
JONATHAN NACKSTRAND AFP

En el último segundo, y con gol de penalti, Francia nos manda a casa. Unas decisiones polémicas de los árbitros, las exclusiones de Patricia Elorza y Lara González, acabaron con la defensa española, que tuvo en su juego un trípode fundamental a lo largo del partido: Nerea Pena, sensacional en la dirección y finalización; Eli Chávez, formidable en los seis metros ;y Silvia Navarro, otra vez a su altura en la portería.

En este encuentro, sin embargo, faltaron los goles de Marta Mangué y de Alexandrina Barbosa; entre las dos, cero tantos de nueve lanzamientos, con lo que la primera línea quedó en manos de sólo dos jugadoras, Macarena Aguilar y Nerea Pena. Y si eso funcionó durante la primera mitad (12-9), el bajón en la segunda de ambas, o el mayor control sobre ellas, permitió que Francia fuese, poco a poco, igualando el encuentro, para matarlo de la manera más dura: España falló un último ataque largo, y dejó 50 segundos para que Francia se llevase el triunfo, desde los siete metros, cuando ya había sonado la bocina. Manera treméndamente dura de hincar el pie.

Pero es que sumaron muchos detalles para la derrota, como la tarjeta roja a Carmen Martín, por ejemplo, o como la segunda exclusión de Barbosa, o como la balanza de medir a Lara González, muy rigurosa con ella. También es cierto que las Guerreras no supieron sacar provecho de sus superioridades, incluso convirtiéndolas en inferioridades.

Y en ese péndulo de alternativas de la segunda mitad, las de Jorge Dueñas cometieron un doble error: alargar mucho la última jugada, con pérdida de balón, y verse con una última exclusión a 20 segundos del límite y con el ataque en manos francesas, que en ese tesitura, jugándose el preolímpico, no fallaron en estos octavos de final. España, al menos, irá al preolímpico como subcampeona de Europa, e incluso le queda una opción rocambolesca pero no imposible: que gane el Mundial Nourega, y entonces la paza continental sería de las Guerreras.