REUNIONES INVERNALES

Segunda jornada de las Winter Meetings en la MLB

Con un primer día que nos aportó grandes titulares, las operaciones más destacadas se reservaron para la segunda jornada en Nashville.
Yankees - Red Sox en vivo: MLB, en directo

0
Segunda jornada de las Winter Meetings en la MLB
Jeffrey Phelps Getty Images

El segundo día de las reuniones invernales que están produciéndose en Nashville empezó muy pronto y, de hecho, llegó desde Oriente, más concretamente desde Japón, cuando se anunció que Kenta Maeda, pitcher japonés de Hiroshima Carp, está disponible para todos los equipos de la MLB que puedan estar interesados en hacerse con sus servicios.

De acuerdo con el sistema de pujas actual, que ha cambiado a lo largo de los años, los clubes tienen que hacer una puja de 20 millones de dólares para poder establecer unas negociaciones. Si llegan a buen puerto, Hiroshima recibe esa cantidad y luego queda el asunto del contrato de Maeda en la MLB. Si no fuera el caso, esa puja es recuperada y ningún esfuerzo tendría que llevarse a cabo.

Viendo las cantidades que se están moviendo en la agencia libre para hacerse con un pitcher titular de élite, la adquisición de Maeda conllevaría sólo las cantidades de dinero pertinentes sin ceder ninguna ronda del draft, un atractivo extra para un lanzador que acumuló una efectividad de 2.39 en sus ocho campañas con los Carp. Para saber más de este joven de 27 años, recomiendo echar un vistazo a la columna de Andrés Marchante sobre los jugadores japoneses y surcoreanos que podían llegar a las Grandes Ligas.

Quizás desubicados de la puja por Ben Zobrist, los Cardinals llegaron a un acuerdo para intercambiar cromos con San Diego Padres. Jon Jay se marcha a California mientras que Jedd Gyorko se convertirá en el jugador multiusos para Mike Matheny en los Cards. El cambio de escenario y la posibilidad de actuar en numerosos puestos puede ser clave para recuperar la mejor versión de Gyorko, que logró 16 home runs y 57 carreras impulsadas, con contrato hasta 2019. Jon Jay tuvo muchos problemas de lesiones en 2015 y sólo disputó 79 partidos, con la peor marca en media de toda su carrera deportiva (.210). Será agente libre después de la temporada que viene.

Pero los fuegos de artificio se iban a reservar para poco después. En una fulgurante sucesión de operaciones, los Chicago Cubs ficharon por un lado a Ben Zobrist por 4 años y 56 millones, reuniéndose con su técnico en Tampa Bay, Joe Maddon, y luego incluyeron en una operación a Starlin Castro, que viaja al Bronx a cambio de Adam Warren y Brendan Ryan.

A efectos prácticos, los Cubs pagan unos 15 millones de dólares más por un Zobrist que ha demostrado ser un fantástico activo en diversas posiciones, con un estilo de juego muy completo en todas las facetas, un Adam Warren que bien fortalecerá el tramo final de la rotación tras Arrieta, Lester y Lackey o hará lo mismo con el bullpen, y un Brendan Ryan que aportará la seguridad de su guante mientras Javier Baez entra más y más en los planes de los Cachorros.

¿La única pega para los Cubs? Zobrist es significativamente más veterano que Castro (34 frente a 25 años) pero su regularidad y profesionalidad suponen un extra para un equipo que no ha dicho todavía su última palabra en Nashville.

Los Diamondbacks esperan haber obtenido aun sólido pitcher número dos tras Zack Greinke.

Quien tampoco lo ha hecho son los Arizona Diamondbacks. Por un lado, anuncian de forma oficial el fichaje de Zack Greinke por seis años y 206 millones de dólares pero su ascenso hasta la notoriedad no termina ahí.

En una operación que ha sido criticada desde distintas instancias, los Diamondbacks obtenían a Shelby Miller, joven pitcher de 25 años de Atlanta Braves, a cambio de tres jugadores, dos de los cuales son grandes promesas del club, incluido el primer jugador escogido en el draft de este año, Dansby Swanson.

Miller era uno más de los jugadores con sex-appeal para los contendientes en la MLB que figuraban en los Braves, que han ido reabasteciendo su sistema en Ligas Menores traspasando a esos activos y con el objetivo de volver a ser competitivos en 2017 o 2018. Con la llegada de Swanson, la promesa en el montículo Aaron Blair y el outfielder Ender Inciarte, que ayudará al equipo ya desde 2016, se cumple a rajatabla esta máxima.

También a efectos prácticos, los Braves obtienen (más o menos) dieciocho temporadas de control de Inciarte, Swanson y Blair a cambio de tres de Shelby Miller. Un altísimo precio pagado pero el objetivo de competir en 2016 con Dodgers y Giants así lo exige.

Con el primer gran fichaje entre los jugadores de posición, el de Ben Zobrist por los Cubs, se espera que las fichas de dominó empiecen a caer y eso puede producirse en Nashville o justo después.