NATACIÓN

Vall: “¿Phelps? La medalla no es lo importante de la persona”

La nadadora del CN Sant Andreu, bronce en el pasado Mundial de Kazán en los 200 braza, intenta explorar el límite de sus posibilidades cuidando todos los detalles.

0
Vall: “¿Phelps? La medalla no es lo importante de la persona”

Jessica Vall está más pendiente del camino que de esa meta que obsesiona a todos los deportistas y que se llama Río-2016. La nadadora del CN Sant Andreu, bronce en el pasado Mundial de Kazán en los 200 braza, intenta explorar el límite de sus posibilidades cuidando todos los detalles. Habla de su mejora, sus retos y del estado de ánimo de un nadador.

Usted que destaca por su organización con el entrenamiento, el trabajo, el máster y su vida de de casada, ¿qué pensó y cómo explica las confesiones de Phelps en las que evidenció su profunda y peligrosa depresión?

Es difícil saber separar la persona del deportista. Cuando logras un éxito hay mucha gente que te felicita, se acerca a ti con buena fe, pero hay poca gente que conoce cómo eres. Has creado una imagen y es difícil salir de ella. No eres cómo te han vendido. Haces cosas bien y mal, como cualquiera. El hecho de ser muy famoso hace todavía más difícil que puedas desprenderte de este papel. Debes tener gente a tu lado que te recuerda que te quieren y te valoran no porque hagas ocho medallas sino porque eres como eres. Las medallas no son lo importante de la persona. Cuando estás tan arriba, es difícil poder hacer ese click.

¿Es común este tipo de estados en deportistas?

Gané una medalla en el Mundial, pero a la semana estaba en casa haciéndome la cena… No cambia nada. Esa es tu vida.

¿En qué está trabajando más esta temporada?

Es muy diferente a la anterior. Antes necesitaba más confianza y competir más a nivel internacional e hicimos dos pruebas dela Copadel Mundo. La idea era hacer poca carga aeróbica y competir mucho. Esta temporada la he enfocado con una gran parada en el Open donde se tienen que hacer las mínimas. La idea es ir trabajando con calma y con buena letra. Hemos estado en altura y queremos hacer cambios técnicos que requieren tiempo.

Ponga un ejemplo.

Lo estamos trabajando con Andreu, el bimecánico del CAR. En mi caso, la idea es hacer la patada más amplia e intentar tener siempre la cadera muy arriba. Y también mejorar los giros, que no son mi fuerte. Las sensaciones son especiales porque tuvimos poco ritmo de prueba. Las sensaciones son diferentes. Tengo buen feeling con el estilo y estoy compitiendo correctamente.

Y esos cambios tan importantes y difíciles de realizar, ¿cuánto tiempo le hará ganar?

Puedo mejorar entre tres y cuatro décimas. Son detalles tontos que no requieren estar bien físicamente. Basta solo con estar centrada y realizar el movimiento. Pero cuestan porque los tienes que interiorizar.

¿Mira ya de reojo los Juegos?

Hablar de Río me parece avanzado. No tengo el billete aún. Hay que empezar por la base que es tener una mínima. Voy siguiendo la progresión de las otras nadadoras que serán mis rivales. Nos ha sorprendido la turca (Viktoria Gunes), que ya acudió al campeonato de España Open y en el Mundial júnior bajó de 2:20. Es una de las que apunta a hacer algo grande en Río.

¿Harán más sacrificios este año en pos de la natación?

Mantengo el trabajo en el laboratorio hasta diciembre. Me han querido vincular en otro proyecto pero decidimos no involucrarnos tanto, aunque mantengo el contrato de colaboración en el Hospital del Mar. Intentamos también mejorar otros aspectos: ir una vez a la semana al CAR para poder aprovechar al biomecánico y fisioterapeuta. Estoy más involucrada conla RFEN.

Su compañera en el CN Sant Andreu África Zamorano está dando un paso más en estos Campeonatos. ¿Qué le parece?

Es una chica que tiene grandes cualidades y que este año ha hecho un paso hacia la madurez. Para mí es importante tener a alguien así en mi entorno. No solo hablamos de natación. Ella está haciendo segundo de bachillerato y es un año difícil en todos los sentidos. Pienso que se ha puesto manos a la obra y puede con todo.