PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

La ausencia de Pau y Marc limitó los Premios al discurso del Rey

Fue una Gala sin deporte. La ausencia en Oviedo de Pau y Marc Gasol para recoger el Premio Princesa de los Deportes estaba justificada.

La ausencia de Pau y Marc limitó los Premios al discurso del Rey
Alberto Morante EFE

El caso más flagrante fue el de Carl Lewis, nueve oros olímpicos, que se quedó sin galardón en 1996 al quedarse dormido en un aeropuerto de Estados Unidos. La ausencia en Oviedo de Pau y Marc Gasol para recoger el Premio Princesa de los Deportes al menos estaba justificada. A pesar de su voluntad, el duro trámite de la NBA no fue superado. La gala se celebró en el teatro del Campoamor sin que se entregaran las distinciones correspondientes en la disciplina de los deportes.

Así lo marca el protocolo: cuando falta un galardonado no hay diploma ni estatuilla. Las referencias a los baloncestistas llegaron en el discurso final del Rey Felipe VI. “Pau y Marc han sido galardonados en reconocimiento al talento y al compromiso con las que han alcanzado los éxitos”, aseguró. “Se muestran emocionados con los triunfos, convencidos que para formarse como deportistas hay que trabajar en equipo”, remató el Rey.

Agustín Gasol, padre de los hermanos, representó a la familia desde uno de los palcos del teatro. La disciplina de los deportes es la que más quebraderos de cabeza ha dado a la Fundación. Al sonado caso de Lewis se unieron el de Navratilova,1994, que argumentó que perdería 2 millones de euros por compromisos profesionales, y el de Lance Armstrong, 2000, que desde la primera llamada aseguró que no viajaría.