Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

Así es el ataque de los Dolphins

Así es el ataque de los Dolphins

 

Coordinador ofensivo: Bill Lazor **

Lazor tiene muy claro que quiere que su equipo sea virtuoso en el equilibrio entre carrera y pase, y quiere que Tannehill tenga un peso específico muy notable en el ataque pero, como con el resto del equipo, eso acaba diluyéndose en los partidos con actuaciones que parecen indicar un “dejar hacer” a los jugadores en los momentos claves.

Estrella ofensiva: Lamar Miller

El ataque de los Dolphins ha de pasar por la carrera, porque ese es siempre el mejor amigo de un QB, más aún de uno de las caracterísiticas de Tannehill. Miller será un foco muy importante de este grupo.

Quarterbacks ****

Después de su renovación, llega el momento de la verdad para Ryan Tannehill. Comienza su cuarta temporada en la NFL y en las tres primeras las sensaciones han sido excelentes. Su presencia en el pocket es su mejor característica, esa que le hace parecerse a los mejores QBs de la liga. Gracias a eso, en Miami juegan un sistema de pases cortos y rápidos en los que Tannehill tiene una precisión impresionante. Para terminar su evolución, solo le falta decidir mejor en jugadas abiertas y en los pases profundos. Tannehill será la pieza clave de Miami en 2015 y hay muchos motivos para confiar en él. Los Dolphins también tienen que estar contentos con el suplente Matt Moore: un veterano que si tiene que salir al campo cumplirá perfectamente con su papel.

Línea ofensiva ***

La situación de la línea ofensiva de Miami es delicada. El grupo está muy bien liderado por Mike Pouncey y Branden Albert. Pouncey volverá a jugar de center después de pasar a guard en 2014 y Albert vuelve al left tackle después de una lesión de rodilla sufrida el año pasado. Los dos están obligados a jugar a su mejor nivel para sostener la unidad. En el otro puesto de tackle, Ja’wuan James, afronta su segunda temporada tras un año rookie con altibajos pero con una sensación global positiva y se espera que su evolución siga en ese sentido. Es en el interior donde los problemas son más importantes. En el lado izquierdo, tienen a Dallas Thomas que ha jugado muy mal, aunque es cierto que lo ha hecho casi siempre como tackle. En el lado derecho, Billy Turner ofrece muy poca confianza tras no jugar apenas en 2014. Si no encuentran soluciones aceptables en estos dos puestos, el grupo entero podría pasarlo muy mal.

Corredores ****

La temporada pasada fue la confirmación definitiva de Lamar Miller como corredor estelar, superó la barrera de las 1000 yardas y sumó 8 touchdowns por tierra. Demostró que cuando le dan el balón de forma regular es capaz de llevar el peso de una ofensiva y ser una amenaza constante para la defensa rival. Pero el backfield de Miami no termina en Miller. El rookie Jay Ajayi podría ser una de las sorpresas agradables de la temporada tras caer a 5ª ronda en el draft.

Receptores ****

Renovación completa y necesaria del grupo de receptores que llevaba unos años decepcionantes. Solo sobrevive Jarvis Landry de los titulares del año pasado. Landry ocupará el slot donde, como rookie, tuvo un rendimiento espectacular. En el exterior se repartirán los snaps entre Kenny Stills, Greg Jennings y DeVante Parker. El rol de Stills será el de amenaza profunda con el que despuntó en los Saints mientras que Jennings y Parker serán los receptores de posesión. Jennings, que nunca rindió al nivel esperando en los Vikings, aportará su experiencia a un grupo muy joven en el que Parker será el gran protagonista. El rookie tiene todas las condiciones para deslumbrar en su primera temporada en la NFL. Este grupo encaja a la perfección con lo que quiere su entrenador: versatilidad, precisión y habilidad tras recepción. Ahora solo falta que la teoría se plasme en el terreno de juego y ayuden a su quarterback a llegar lo más lejos posible.

Tight ends **

El cambio de Charles Clay por Jordan Cameron puede desembocar en una situación peligrosa. Cameron es un gran tight end pero nunca ha jugado una temporada completa. Sus problemas con las lesiones le han impedido ser regular y demostrar su verdadero nivel. Si eso vuelve a suceder se tendrán que conformar con un Dion Sims que promete pero es más bloqueador que receptor. Mientras Cameron esté sano, eso sí, será un arma muy potente en manos de Tannehill.

PUEDES DESCARGAR EL PDF PINCHANDO AQUÍ

0 Comentarios

Normas Mostrar