DIAMOND LEAGUE EN DOHA (QATAR)

El ruso Ivan Ukhov superó 2,41 metros en salto de altura

Espléndidos registros de los kenianos Asbel Kiprop en 1.500 (3:29.18) y Hellen Obiri en 3.000 (8:20.68). Hubo ocho mejores marcas de la temporada.

0
El ruso Ivan Ukhov superó 2,41 metros en salto de altura
AFP

A pesar de lo temprano de la temporada, la reunión inicial de la Diamond League de Doha ofreció tres registros de altísima calidad: el keniano Asbel Kiprop hizo 3:29.18 en los 1.500 metros y el ruso Ivan Ukohv saltó 2,41 en altura y la keniana Hellen Obiri venció en los 3.000 metros con 8:20.68. Hubo, además, otras cinco marcas mundiales del año. El único español, el discóbolo Frank Casañas, de origen cubano, fue quinto con 62,75 metros (marca del año) en una prueba en la que se impuso el polaco Piotr Malachowski (66,72).

Asbel Kiprop deslumbró en el kilómetro y medio, con un registro de 3:29.18, un tiempo siempre impresionante, pero más si se tiene en cuenta que la temporada está en mantillas. El campeón mundial de Daegu 2011 y Moscú 2013 y oro olímpico en Pekín 2008 venció en una carrera de alta calidad, en la que le secundó su compatriota Silas Kiplagat, también por debajo de los tres minutos y los treinta segundos: 3:29.70.

En cuanto a Ivan Ukhov, el ruso saltó 2,41 a la primera y ganó una competición de buen nivel, con el canadiense Dereck Brouin, el norteamericano Erik Kynard (empatados en la segunda plaza) y el qatarí Mutaz Essa Barhim en 2,37 metros.

Por su parte, la keniana Hellen Obiri ganó una gran carrera de 3.000 metros con una marca de 8:20.68, récord de África, que la sitúa como la quinta atleta del ránking mundial de siempre, tras cuatro chinas. La secundaron sus compatriotas Mercy Cherono (8:21.14) y Faith Chepgetich Kipyego (8:23.55). La etíope Genzebe Dibaba, que era favorita, terminó sexta, aunque con marca personal de 8:26.21.

En Doha se consiguieron otras cinco mejores marcas de esta incipeinte temporada, por el estadounidense LaShawn Merritt, que igualó la de 400 metros con 44.44; el keniano Ezekiel Kemboi, con 8:04.12 en 3.000 metros obstáculos; su compatriota Eunice Jepkoech Sum, que corrió más que nadie esta temporada en los 800, con 1:59.33 (la estadounidense Chanelle Price también bajó de los dos minutos, con 1:59.75), la bareiní Kemi Adekoya, que se impuso en los 400 metros vallas con un registro de 54.59, y la colombiana Caterine Ibarguen, que en triple saltó aterrizó a 14,43 metros.

La neozelandesa Valerie Adams consiguió su victoria ininterrumpida número 47 en lanzamiento de peso, con un mejor tiro de 20,20. Esta racha, de la que no disfruta ningún otro atleta en activo, la convierte en una competidora inexpugnable, y más ayer, con la ausencia de las mejores. Adams hizo sólo dos tiros válidos: el primero, con esos 20,20 y el quinto, con 19,51.

La velocidad no aportó grandes cosas, en parte porque el viento sopló permanentemente en contra. En los 200 metros, duelo entre lugartenientes de Usain Bolt, la victoria fue para el también jamaicano Nickel Ashmeade, con 20.13, por delante de su compatriota Warren Weir (20.31) y del qatarí Femi Ogunode (20,38). En el hectómetro femenino venció la campeona olímpica y mundial de 100 y 200, la jamaicana Shelly-Ann Fraserr-Pryce, pero con un registro discreto de 11.13. 

La próxima cita con la Diamond League está prevista para el día 18, en Shanghai (China).