"Siempre he pensado que tenías cara de medallista olímpico"

Gala del COE

"Siempre he pensado que tenías cara de medallista olímpico"

"Siempre he pensado que tenías cara de medallista olímpico"

J. A. Orihuela

EFE

El Príncipe Felipe bromeó con Manolo Martínez. El leonés había subido antes al escenario para recibir su bronce olímpico de Atenas 2004.

Madrid

Os deseo un 2014 de alegrías y éxitos deportivos”. Con esta frase, el Príncipe Felipe cerró la Gala del COE, en la que participó activamente. Primero, al recibir la Orden Olímpica de Oro de manos de Thomas Bach, presidente del COI. Y luego, al ser él mismo quien impusiera a Bach el Premio ‘Samarach’. “Es un honor y un privilegio recoger una distinción con el nombre de un dirigente que llevo en el corazón, porque él abrió los puestos del COI a los deportistas y consiguió hacer de los Juegos un acontecimiento único”, agradeció el responsable del olimpismo. El Príncipe le devolvió flores: “Tienes un aliado fiel en España”.

La candidatura de Madrid 2020 ocupó parte de los discursos. “Una decepción no es una rendición”, dijo Alejandro Blanco en presencia de la alcaldesa Ana Botella, que también recibió un premio a los valores olímpicos, y añadió: “El proyecto está aplazado, no olvidado ni abandonado”. El Príncipe de Asturias deseó con deportividad “unos brillantes Juegos a Tokio”, pero, más allá de la derrota, animó para el futuro: “No desfallecemos en nuestra determinación de continuar haciendo las cosas cada vez mejor, llevando al deporte español a los mejores resultados, a mejores prácticas, a mayor inclusión, formación y prestigio”.

También recibieron premios la Comunidad de Madrid, la Universidad Católica de Murcia, los tres técnicos campeones mundiales por equipos en 2013: Valero Rivera (balonmano), Miki Oca (waterpolo femenino), Carlos Feriche (hockey patines)...

Bronce. Pero el momento cumbre de la Gala llegó con Manolo Martínez. “Siempre pensé que tenías cara de medallista”, le dijo el Príncipe. El leonés había subido antes al escenario para recibir su bronce olímpico de Atenas 2004, que le fue reasignado tras la descalificación de Yuri Bilonog. “Es la mejor medalla que tengo, pero también la más bonita”, dijo después el lanzador de peso.

Comentarios

Comentarios no disponibles