Iván Ruiz Morote, sacrificio con un destino: el cinturón de la UE

BOXEO

Iván Ruiz Morote, sacrificio con un destino: el cinturón de la UE

Iván Ruiz Morote, sacrificio con un destino: el cinturón de la UE

JESÚS RUBIO

El madrileño, en un deporte que da poco dinero, ha dejado su trabajo hace cuatro meses para preparar el título UE del pluma, este sábado en Francia contra Sofiane Takoucht.

El último tatuaje que se regaló Iván Ruiz Morote, en su brazo izquierdo, acaba con una frase que resume su filosofía: “No le dejes descansar, ni siquiera respirar”. Con ese mensaje en la cabeza se presentará el sábado 1 de junio en Bazeilles, en las Ardenas francesas, a presionar a Sofiane Takoucht y traerse a España el título de campeón de la UE del pluma. “No es imposible, ni un fuera de serie. Sobre el papel, quizá yo tenga un 30% o 40% de posibilidades de triunfo, pero las voy a aprovechar”, relata el pupilo de José Valenciano, que con 33 años se ha dado “dos o tres para intentar explotar” de la mano también de Ricardo Sánchez Atocha como mánager.

Salir fuera y ganar es díficil. Aunque se consigue, como lo hizo en Bélgica hace unas semanas Rubén Nieto al conquistar el cinturón UE del superligero. Eso sí, pagando el peaje de un durísimo combate y una estancia en el hospital.

Para ser campeón Ruiz Morote, se ha consagrado a una vida austera. “Ahora llevo cuatro meses sin trabajar, porque una ocupación de ocho horas no me permitiría entregarme al cien por cien. No hay otra forma. Estaría perdiendo el tiempo yo y mis entrenadores”, explica el púgil del barrio de la Concepción, y recita: “Me levanto a las siete y entreno hasta las once. Hago la comida, me acuesto a descansar y de cuatro a siete vuelvo al gimnasio. El truco está en no malgastar el dinero”. A un lado ha quedado, de momento, su labor de profesor de boxeo.

El francés Takoucht (27 años) se presenta con un récord de 27-2-0 por el 16-3-0 de Ruiz Morote, que hace su segunda salida fuera de España. La otra fue en diciembre a Yorkshire (Inglaterra) y perdió con Kid Galahad. “Era mejor que Takoucht y no fui bien preparado. La necesidad me hizo aceptar el combate...”, explica el púgil que en el boxeo encontró una forma de calmar “una cabeza un poco loca”. Un deporte que le ha dado mucho y del que no quiere irse  sin intentar explotar. El primer paso, el título de la UE.

Comentarios

Comentarios no disponibles