Estás leyendo

Una incansable Japón desquicia a España en el debut

LONDRES 2012 | FÚTBOL | ESPAÑA 0 - JAPÓN 1

Una incansable Japón desquicia a España en el debut

Una incansable Japón desquicia a España en el debut

GRAHAM STUART

AFP

El equipo asiático se impone claramente a la ingenua y errática selección de Luis Milla en el debut en los Juegos. Otsu hizo el único gol del partido en el 33'. Iñigo Martínez vio la roja directa.

España comenzó con una dolorosa e inesperada derrota su participación en los Juegos. Japón le pasó literalmente por encima, sobre todo en el plano físico, y complicó mucho la clasificación como primera de grupo de La Rojita. El primer tiempo fue un cúmulo de despropósitos. Los dos centrales españoles, Domínguez e Íñigo Martínez, zurdos ambos, no supieron compenetrarse y resultaron un manojo de nervios. Japón lo vio enseguida. Se dedicó a presionar con fuerza en mediocampo y a buscarles las cosquillas en cuanto pudieron salir con rapidez. La forma en la que convirtieron esa parcela tan importante en un terreno minado fue desquiciando poco a poco a España.

Y eso que nada más comenzar Rodrigo tuvo una buena opción desechando el desdoblamiento que le ofrecía Jordi Alba por la izquierda. Luego llegó una más esporádica de Mata desde fuera del área. Insuficientes muestras de talento en el desorientado rumbo español, que se hizo más palpable todavía con el 1-0. Montoya no supo cerrar bien en un córner y Otsu se adelantó a él para poner por delante a los nipones. El tanto desató la tormenta. Otro lío entre Montoya y Domínguez casi lo aprovecha Kiyotake y la broma se convirtió en tragedia cuando Íñigo Martínez fue expulsado por agarrar a Nagai siendo el último hombre.

No podía pintar peor el panorama y Milla reubicó a Javi Martínez de central para dejar casi desierto el mediocampo. La asfixia seguía en el cuello español y los riesgos empezaron a ser de muerte. Ander entró por un desasistido Adrián y los japoneses pudieron sentenciar. Higashi. Nagai. Kiyotake. Todos tuvieron el 2-0 en sus manos ante una defensa desbordada por completo y en inferioridad numérica. Sólo la presencia de Oriol Romeu en lugar de Isco dio mayor empaque al cuadro español. Poco a poco se animó España en ataque y un par de buenas entradas de Montoya y Jordi Alba por la derecha casi derivan en el empate. Espejismos. Al final, con Javi Martínez de delantero centro, volvieron los riesgos y los japoneses rozaron de nuevo una sentencia que no necesitaron.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar