La fe del Ademar le conduce a la final ante el Barcelona

COPA ASOBAL | ADEMAR 28 - ATLÉTICO 27

La fe del Ademar le conduce a la final ante el Barcelona

Una fe sin límites y la irrupción del pivote Rafa Baena condujeron a la victoria del Ademar (28-27) ante un Atlético de Madrid que no podrá estrenar su palmarés en la Copa ASOBAL.

Una fe sin límites y la irrupción del máximo goleador de la Liga ASOBAL la pasada temporada, el pivote Rafa Baena condujeron a la victoria del Ademar (28-27) ante un Atlético de Madrid que no podrá estrenar su palmarés en la Copa ASOBAL a pesar de que, bajo la denominación de BM Ciudad Real, fuera el último campeón. Los leoneses por fin mostraron su imagen europea ante un grande y condujeron a los rojiblancos a su segunda pesadilla copera de la noche tras la eliminación de su equipo de fútbol en la Copa del Rey.

Mañana, desde las 21 horas, los anfitriones intentarán romper el maleficio que les persiguió en las tres ocasiones anteriores en que disputaron en su pista esta competición y derrotar al invicto FC Barcelona Intersport que derrotó en la primera semifinal al Cuatro Rayas Valladolid por 32-26. Las ganas iniciales en los locales se convirtieron en desaciertos repitiendo el lastre del anterior y reciente enfrentamiento liguero ante el mismo rival con absurdas pérdidas de balón.

A pesar de todo, el Atlético de Madrid tampoco tenía afinada la puntería, malogrando claros lanzamientos que daban alas al Ademar que se encontraba con un acertado Hombrados en portería, pero que lograba mantenerse en el partido porque también Losert competía puntualmente en inspiración con el madrileño.

Con más errores que aciertos en ambos bandos en un partido trabado caminó todo el primer periodo, ritmo embarullado que igualaba el choque y favorecía a un equipo leonés que sacaba mucho provecho del poderío de Baena en el pivote, facilitado por la ausencia del rocoso francés Didier Dinart, inédito en los primeros treinta minutos.

Por ello, aunque los madrileños aprovecharon las exclusiones locales para abrir una brecha de tres goles (6-9) su falta de claridad y una excesiva dependencia del macedonio Kiril Lazarov propiciaron la igualada al descanso (13-13), dejando todo abierto para la reanudación. Pese a la entrada en escena de Dinart, el sevillano Baena seguía causando estragos sin encontrar Dujshebaev la forma de detener esta vía de agua en su defensa lo que permitía la explosión de la afición con la ventaja en el marcador, 15-13.

Una alegría que se multiplicaría cuando los locales se desmelenaron logrando un primer parcial de 4-0 con varios robos de balón que intentó cortar Talant Dujshebaev con un tiempo muerto cuando el pabellón gritaba el "sí se puede" y que aún amplió más Krivoschlykov con otro nuevo robo que se traducía en un inesperado (22-17, minuto 43), tras variar Ademar su defensa al 5-1 con Borges de adelantado. Los leoneses llegaron a escaparse hasta un 24-18 en plena fase de éxtasis que cortó de raíz el equipo rojiblanco con un parcial de 0-4 al exprimir al máximo una exclusión absurda del galo Di Panda, para colocarse a un mínimo 24-23 en un abrir y cerrar de ojos.

Pero la hemorragia continuó con un, atolondrado por el golpe, Ademar que encajó un demoledor parcial de 1-8 que volteaba el choque (25-26) y que parecía anticiparle lo peor. Aún sacaron arrestos los leoneses para colocarse por delante y disponer del último balón que preparó en un tiempo muerto Isidoro Martínez en 37 segundos y que transformó Antonio García con un lanzamiento afortunado bajo las piernas de Hombrados. Quedaban diez segundos para que el Atlético forzara la prórroga pero, a pesar de jugar con siete jugadores de pista -Edu Fernández ocupó la plaza del guardameta-, tan solo fue capaz de lanzar a la desesperada Cañellas estrellándose el balón en las piernas de Losert.