El Atlético de Madrid hace valer sus infinitos recursos

KIELCE 29 - AT.MADRID 37 | BALONMANO

El Atlético de Madrid hace valer sus infinitos recursos

El Atlético de Madrid hace valer sus infinitos recursos

Los rojiblancos se consolidan en el liderato del grupo B de la Liga de Campeones, tras ganar en una pista complicada.

El Atlético de Madrid se consolidó en el liderato del grupo B de la Liga de Campeones, tras imponerse (29-37) en la siempre complicada pista del Kielce polaco, en un encuentro en el que los españoles hicieron gala de sus infinitos recursos.

Un amplísimo arsenal, que hizo inútiles todos los intentos del técnico local, el legendario Bogdan Wenta, por contener el juego de los madrileños, que rayaron a la perfección tanto en ataque como en defensa.

Zaga que, por momentos, se mostró como un muro infranqueable para el Kielce, que se vio obligado a recurrir a sorprendentes propuestas, como renunciar a su hombre más peligroso, el pivote serbio Rastko Stojkovic, para jugar con dos centrales en busca de un resquicio que nunca logró encontrar.

Aunque si pétrea se mostró la defensa atlética, no menos sólido se comportó el ataque rojiblanco, que demostró disponer del equilibrio perfecto entre lanzamiento exterior y las aportaciones de los jugadores de segunda línea.

Una combinación imparable para el conjunto polaco, que cuando intentó frenar a los cañoneros Lazarov y Markussen, máximos goleadores del Atlético con ocho tantos cada uno, dejó vía libre para que Aginagalde y Edu Fernández agujerearan una y otra vez la meta de Szmal.

Goles que permitieron a los de Talant Dujshebaev dejar encarrilado ya el triunfo a menos de diez minutos para el descanso, gracias a una ventaja de seis goles (9-15), que se antojaba irreversible para el conjunto local.

Pero el Atlético todavía no había mostrado todo su repertorio, lo que sí lograría en la segunda mitad, en la que mostró su arma más demoledora, su imparable juego de contragolpe con el sueco Jonas Kallman como punta de lanza.

A la carrera, el equipo madrileño disparó su renta hasta unos demoledores diez goles (22-32), que tan sólo la relajación final de los de Dujshebaev permitió maquillar (29-37) a un Kielce, en el que sólo el lateral Michal Jurecki, autor de once tantos, fue capaz de escapar del desastre local.