Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Peleas de camellos como espectáculo de masas

Polideportivo | Deportes tradicionales

Peleas de camellos como espectáculo de masas

Peleas de camellos como espectáculo de masas

Miles de personas asisten a los combates entre colosos de mil kilos

Camellos de una tonelada son los protagonistas de la Deve Güresi, la lucha entre gigantes que hace furor en Turquía. Los tülü camel se enfrentan en combates de titanes para distracción de las 20.000 personas que comen y beben mientras les observan desde los taludes que circundan el antiguo estadio de Éfeso, cerca de Salçuk, a cinco kilómetros del mar Egeo.

"Los españoles tienen las corridas de toros, los ingleses la caza del zorro y nosotros las peleas de camellos", dicen orgullosos los turcos.

El Bernabéu de la Deve Güresi es ese bello escenario de Éfeso, en el que se celebra la más aclamada de las peleas. Compiten un centenar de camellos, unos animales que son los mayores de su especie, resultado del cruce entre un macho bactriano y una dromedaria. Tienen una alzada de dos metros, pelo largo y espeso y se les alimenta especialmente para que ganen peso y lleguen a los mil kilos.

Antes de comenzar la justa que decidirá qué animal es el más fuerte, desfilan por la ciudad y se elige al más bello, al que tiene mejor planta y está mejor enjaezado. Luego se verá si también es el más feroz.

Los tülü camel machos se enfrentan de uno en uno, después de haber sido excitados por una hembra en celo hasta que les sale espuma por la boca. Luego se arrojan uno contra el otro, dirigidos por sus adiestradores, y se lanzan dentelladas al cuello. La derrota del más débil se produce cuando huye, cuando berrea de miedo o de dolor, o cuando cae. Las peleas son espectaculares, pero casi siempre incruentas. Un camello cuesta unos 14.000 euros y hay que preservar su integridad. Cuando el cuidador les ve en peligro arroja al campo de batalla una soga. En boxeo se tira la toalla. Aquí la maroma.

Familias enteras se congregan en las lomas que rodean el viejo estadio romano. Los hombres adultos beben raki, un fortísimo licor alcohólico, anisado, que al mezclase con agua fresca adquiere color opalescente. Lo llaman Leche de León (aslan sütü).

Es la bebida nacional de Turquía, aunque sea éste un país musulmán (aunque laico) y teóricamente no se deba consumir alcohol. Se acompaña con abundante comida. Destacan los mezzas, un surtido de sabrosos aperitivos, y el kebab, la típica carne turca.

Mientras, en la arena, los colosos luchan alterados por una hembra...

Un acontecimiento nacional

La táctica es básica en la Deve Güresi, que no es únicamente una demostración de fuerza bruta entre dos animales gigantescos y muy poderosos. Es también un ejercicio táctico y un juego de inteligencia por parte de los adiestradores de los camellos, que les dirigen en uno u otro sentido, según las características de su animal y las de su oponente, que estudian meticulosamente.

Liga de 17 competiciones. Aunque las peleas de camellos tienen en Salçuk su meca y vencer allí (a mediados de enero) prestigia especialmente, también hay combates en otras zonas de la costa mediterránea turca. La liga comenzó en noviembre y acabará en marzo, tras 17 etapas.

Música tradicional turca. Durante las peleas se interpreta música tradicional turca, como muestra la imagen pequeña de la página anterior. Sobre todo la que se entona con el ney (flauta de caña) y el kurdish mei (clarinete de madera), ambos muy populares en el país euroasiático.

Peleas sin heridos ni sangre. Antiguamente, estas batallas entre colosos eran cruentas y los animales podían producirse terribles heridas, pero en la actualidad se han ritualizado mucho, preservando la integridad física del valioso animal. A veces, incluso, se le colocan cintas de cuero en el cuello para proteger zonas vitales.

Orgullo para los jefes. Poseer un camello vencedor es un orgullo para los jefes de los pueblos, todo un signo de poder. Al ganador se le agasaja como a los campeones olímpicos de la antigüedad.

Cuatro deportes autóctonos. Los otros tres deportes tradicionales turcos son el combate entre luchadores untados en aceite (yagh güres); la demostración de habilidad de jinetes lanzando jabalinas a caballo (cirit oyunu) y la lucha de toros (boga güresi).