Estás leyendo

Adiós a Charly Gaul, el 'Ángel de las Montañas'

Ciclismo | Obituario

Adiós a Charly Gaul, el 'Ángel de las Montañas'

Adiós a Charly Gaul, el 'Ángel de las Montañas'

javier gálvez

Charly Gaul nació el 8 de diciembre de 1932 en Luxemburgo y su trayectoria deportiva se extendió entre 1953 y 1965. Además de sus triunfos en el Tour de 1958 y el Giro de 1956 y 1959, ganó la Vuelta a Luxemburgo en tres ocasiones y logró también seis títulos nacionales. Murió ayer, a los 72 años.

Deberíamos darnos una vuelta por el Puy de Dôme, Federico". Charly Gaul mandó este mensaje a su amigo Bahamontes el 1 de julio de 2000, cuando AS lo visitó en su casa de Luxemburgo. Hubiese sido el último gran reto entre los dos mejores escaladores de la historia. "Con ventaja para Fede", admitía Gaul. Charly falleció ayer como consecuencia de una embolia pulmonar en un hospital luxemburgués. Mañana jueves hubiese cumplido 73 años.

Deportista luxemburgués del siglo, Gaul fue hospitalizado tras sufrir una caída en su casa de Itzig. Conocido como El Ángel de las Montañas, fue el primer corredor no italiano que ganó el Giro (1956 y 1959); el Tour fue suyo en 1958, un año antes que el de Bahamontes.

"Él era el mejor con calor y yo con frío", recordaba Gaul en aquella entrevista, en la que contó sus andanzas por las grandes montañas junto a nuestra Águila de Toledo. "Siempre pensaremos que nuestros tiempos fueron mejores; quizá nos equivocaremos, pero más limpios sí lo fueron", explicaba este fantástico escalador, que hace mucho tiempo dejó de subir en bicicleta. Prefería la caza y vivió sus últimos años junto a su tercera esposa y la hija de ésta en el centro del país.

En su triunfo en el Tour del 58 escribió una de las página más gloriosas en la historia del ciclismo: en una etapa alpina con cinco puertos de alta montaña, con un frío que afectaba incluso a los motores de los coches de la carrera, Gaul tomó la salida a 16 minutos del líder... y llegó con media hora de ventaja, con Bahamontes congelado, Anquetil derrengado y casi todo el pelotón fuera de control. Fue el primer escalador puro que ganó la carrera. Su victoria en la contrarreloj del Mont Ventoux fue otro momento estelar en la vida de este menudo ciclista, seco como un salchichón y cuya fragilidad (medía 1,73 metros y pesaba 64 kilos) era sólo aparente.

Fiel al ciclismo épico de su tiempo, Gaul pudo aumentar su palmarés con otro triunfo en el Giro, el de 1957, pero cometió la imprudencia de bajarse de la bicicleta a orinar, lo que aprovechó el gran Louison Bobet para atacarle y arrebatarle el triunfo.

"Con Anquetil, que se defendía en la montaña, los franceses idearon un trazado del Tour antiescaladores. Siempre pensaré que si Fede hubiese nacido francés habría ganando muchas veces el Tour... e incluso yo mismo". Fue la despedida del Ángel luxemburgués, un ciclista sensacional al que ayer le fallaron los pulmones que en los años 50 le bombeaban como si fueran diez. Gaul: se fue un grande.

Etiquetado en:

También te puede interesar