Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A
Temas del día Más temas

914 DÍAS INVICTO

Primera | Real Madrid-Mallorca

914 DÍAS INVICTO

914 DÍAS INVICTO

El Real Madrid lleva 49 partidos sin perder en el Bernabéu. El Mallorca fue el último que lo logró. Del Bosque puede hacer cambios. Ronie está para jugar.

Jugar en el Bernabéu posee un efecto balsámico para el dueño de la finca, pero para sus visitantes resulta tan inquietante como atreverse a irse ahora de vacaciones a Pekín... Lo dicen los números, esos fríos compañeros de viaje que nunca mienten. El Madrid tiene ante el Mallorca el reto de celebrar sus bodas de oro en el Bernabéu (en Liga) sin conocer la derrota. Tirarse 50 partidos sin irse al vestuario con la cabeza gacha posee un mérito que va más allá del factor estadístico. El Mallorca del profesor Manzano sabe lo que se cuece en este escenario y cuenta con una ventaja moral. Los isleños aterrizan con una carta marcada porque los reds devils de Son Moix fueron los últimos en tumbar al ejército blanco en su morada. Fue el 1 de noviembre del año 2000, cuando Figo empezaba a empaparse de madridismo, cuando Casillas era un yogurín que comenzaba a exhibir su leyenda y cuando Zidane y Ronaldo ni siquiera sospechaban desde Turín y Milán que el destino les iba a regalar una bonoloto millonaria sin haber rellenado el boleto.

El Mallorca, entrenado por Luis Aragonés, ganó con suficiencia y, desde entonces, los blancos han amurallado su estadio. 914 días después nadie ha vuelto a romperle la cara ante su pueblo. Por eso, Del Bosque dará esta tarde bola a Ronaldo, y Macca y Solari pueden tener serias opciones ya que Figo y Makelele están diezmados y eso escuece a sólo 72 horas de recibir a la Juventus. El Madrid ha echado sus cuentas y sabe que sumando los 12 puntos del Bernabéu tendrá media Liga en el bote. Pero Manzano ha echado las suyas y su reactivado Mallorca se puede meter en la UEFA. Etoo, Pandiani e Ibagaza forman un atractivo tridente que obligará a su encopetado rival a aparcar en doble fila la limusina de la Juve. Con este calendario de locos es normal que Del Bosque se olvide de su renovación y que los mallorquines se froten las manos porque se ven firmando su triunfo 200 para regocijo de ese camerunés que, como dice Manzano, "puede terminar logrando lo que Beckham". Y pensar que Samuel era blanco...