Competición
  • Champions League

Galca: "Paco Flores no paró hasta ficharme"

Segunda | Zaragoza

Galca: "Paco Flores no paró hasta ficharme"

Galca: "Paco Flores no paró hasta ficharme"

El rumano, que llega mañana a Zaragoza, es el primer refuerzo del líder. "Estoy seguro de que subiremos".

Constantin Galca disfruta en su Bucarest natal de los últimos días de las vacaciones de Navidad. Este domingo por la tarde llegará a Zaragoza y el lunes se pondrá a las órdenes de Paco Flores para comenzar en el conjunto maño una nueva etapa en su ya larga carrera futbolística. "Yo esperaba haber firmado hoy —por ayer— el contrato, pero mi representante (Ángel Castel) se encuentra de vacaciones en el extranjero y todavía no me ha enviado por fax la documentación. No hay ningún problema. Todo está arreglado y ya sólo pienso en el Zaragoza. Vengo con toda la ilusión del mundo", señala el centrocampista rumano.

Galca es una petición expresa de Paco Flores, que considera al jugador rumano una pieza indispensable para conseguir el ascenso a Primera y no ha dudado en insistirle al presidente Alfonso Soláns hasta conseguir su visto bueno a la operación. "Yo sé que el míster se la ha jugado por mí, pero eso no me garantiza nada. El Zaragoza es un club importante y es el líder de clasificación. Lo primero que tengo que hacer es ganarme un sitio en el once titular. Paco Flores ya ha demostrado que no se casa con nadie", precisa.

A Galca no le ha sorprendido que su nuevo entrenador se saliera con la suya: "Sabía que no pararía hasta que me ficharan. Él me conoce muy bien de mi etapa en el Espanyol y sabe todo lo que puedo dar. Las cosas nos salieron muy bien juntos y espero que ahora suceda lo mismo. Mi predisposición es la mejor. El Zaragoza es un equipo importante en el fútbol español y estoy seguro de que el año que viene jugará otra vez en Primera. Yo vengo a ayudar, a echar una mano para todo lo que Paco Flores me pida".

Tiene ganas de resarcirse

Además de ayudar al Zaragoza a regresar a Primera, Galca, que afirma no tener ningún inconveniente en jugar en Segunda pese a haber vestido en 65 ocasiones la camiseta de la selección rumana absoluta, tiene un reto personal por delante: demostrar que puede seguir jugando al fútbol a un nivel importante, después de cuatro duros meses de ostracismo en el Villarreal. "He jugado en todos los equipos y no estaba acostumbrado a pasarme tantas semanas en la grada y el banquillo".